Reabren centro de salud de San Mateo del Mar por pandemia de COVID-19

#Juchitán 15 Abr (#Istmopress) – Después de que organizaciones civiles y pobladores  denunciaran la falta de servicio medico en el centro de salud de San Mateo del Mar  derivado de un conflicto político interno, autoridades de salud  de la jurisdicción  sanitaria numero 2 “Istmo” dieron a conocer su reapertura a un mes de haberse cerrado, con la intención de brindar sus servicios y atender las necesidades en salud de la localidad indígena en medio de esta pandemia por el COVID-19.

 

El  encargado de la Jurisdicción Sanitaria dos “Istmo”, dependiente de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Gonzalo Cruz Antonio a través de un comunicado informó que  la unidad médica es de dos núcleos básicos y cuenta con la atención  de tres médicos generales, seis enfermeras y un odontólogo, con servicio de lunes a domingo.

 

El funcionario de la salud recalcó   que ante la emergencia epidemiológica por COVID-19, era urgente el inicio de actividades en la clínica, y mediante el análisis de la situación, la Autoridad Municipal se comprometió a garantizar la integridad física del personal.

 

“Se acordó  mantener al centro de salud al margen de conflictos políticos para lograr su buen funcionamiento, y en brindar guardias de seguridad para tranquilidad de los trabajadores”, dijo.

 

Aclaró que fue por un conflicto internos del municipio que la unidad se cerró a principios de mes de marzo, pero después de diálogos y exigencias de pobladores, se pudieron lograr acuerdos y ahora funciona de forma normal.

 

Cruz Antonio recordó a las y los ciudadanos la importancia de la estrategia “Quédate en casa”, vital para lograr frenar el número de contagios en la región, y es que explicó que el COVID-19 es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona y poner en peligro su salud.

 

En este mismo sentido, exhortó a los presidentes municipales para que vigilen que el  aislamiento social se atienda, siempre con apego al respeto de los Derechos Humanos, ya que estas acciones son necesarias junto con las medidas de higiene, para proteger la vida de las familias.

 

En esta localidad indígena ikoots habitan cerca de 12 mil  habitantes, en su mayoría son pescadores y las mujeres  son artesanas y totoperas.  Sin embargo por un conflicto interno, organismos civiles por ejemplo la agrupación Monapaküy ha tenido una labor importante en esta pandemia de brindar el acompañamiento a mujeres y también crear la prevención a través de la lengua indígena Ombeayiüts.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *