Maestro de Oaxaca usa “estimulación artística” como instrumento de aprendizaje para niños de preescolar

*La pandemia nos mostró una nueva forma de sentir para “enseñar” a niñas y niños

#Ixtepec 9 Dic (#Istmopress) – Sonidos, formas, figuras, emociones y movimientos corporales es la estimulación artística que ha florecido en las cátedras  a distancia  que imparte Luis Aurelio García Cruz a casi 600 niños de educación preescolar en Ixtepec Oaxaca desde que comenzó el ciclo escolar 2020-2021,  él es maestro de música en cinco instituciones educativas  pero se autonombra como “Maestro de Estimulación Artística”.

Impartir clases a distancia, desde lejos, a través de un aparato electrónico, sin un acercamiento afectivo y tampoco de emociones, donde los niños están inquietos porque no salen de sus hogares, además de que es padre de dos menores “Luis Gubidxa y Susaba Guibá”, eso motivó  Luis Aurelio para crear e implementar vídeos educativos resaltando la música como arte desde los sentidos y combinándola con expresiones corporales y por supuesto la pedagogía.

Temas como las figuras geométricas, el coronavirus, los colores, las sumas y restas, las vocales entre otros temas los ha trasladado a la música, con su guitarra, que es su fiel acompañante y un guión previamente elaborado, el profesor elabora sus videos y los incorpora a un contexto local para que sea fácil de comprender.

Esta labor no es nada fácil y tampoco sencilla, pues para elaborar 1 o 2 minutos de producción audiovisual que se compone de dos videos le dedica toda la semana y con la ayuda de su esposa Verónica y de otros amigos ha logrado construir un concepto innovador de estimulación artística pedagógica.

Luis Aurelio de 34 años de edad es consciente de que esta actividad no suple la relación afectiva directa entre alumnos, pero comprueba que a través de las emociones y música, los niños de nivel preescolar han avanzando mucho más en la educación y análisis de temas que ven con sus maestras en las aulas, que ahora son a distancia y desde sus hogares.

Para él la música es una caricia a la audición y es muy importante, porque la música  son las percusiones, es el corazón mismo y desde ese pensamiento es que ha recreado su material pedagógico para impartir clases a decenas de infantes de 3 a 6 años de edad.

Luis Aurelio maestro1

También señala que para la elaboración de los audiovisuales se basa de los contextos locales que tiene, por ejemplo el río, la cultura, la alimentación, los oficios, los animales endémicos, la flora y la fauna, y también los dichos y refranes.

Involucrar los aspectos locales con la música y la educación y con la herencia musical de sus padres y abuelos, además de sus aportaciones pedagógicas que de por sí conoce, es lo que ha encontrado el sentido a su propuesta educativa, pues lidiar con menores de edad y a distancia, no es nada fácil ni sencillo.

“Mi mamá es cantora, entonces desde su vientre ella me cantaba, y mi padre músico, yo no aprendí la música como tal, se me dio, y lo heredé también a mis hijas, entonces cuando recibo esta clave educativa como maestro de música, me autonombré como profesor de estimulación artística y así he ido caminando, y mi esposa es pedagoga, entonces entre ella, mis hijos que son mis primeros oyentes y yo hemos visto que los videos ayudan y contribuyen, porque los hago de una forma sutil, fácil de entender y además animado, todo este concepto es creado por mi y apoyado de amigos, por fortuna a  los estudiantes les agrada, aunque al subir a las redes sociales al parecer le llama más la atención a los padres”.

Luis Aurelio también resalta que “El río Guigu Bicu” y que atraviesa su ciudad natal de Ixtepec Oaxaca ha sido un punto central en sus creaciones, pues su cauce cruza las cinco instituciones donde imparte sus cátedras y eso hace que los menores sepan de la existencia de un afluente natural que es vida.

“Unir el contexto con lo artístico resulta y lo he comprobado en estos meses, los niños se sienten muy a gusto, me escriben los padres, las profesoras están atentas y seguimos una pedagogía basada en las experiencias, narrativas, testimonios, lo que se vive en la cotidianidad, y ha funcionado, los niños sabemos que no están pasándola bien porque están encerrados, pero al menos al escuchar la música, lo sienten y lo disfrutan”.

Mientras continúe el ciclo escolar a distancia, este joven maestro seguirá usando la música en la pedagogía, para él un reto semanal elaborar dos videos, hilar los textos, las temáticas y las emociones, lo está haciendo y ha logrado mover sensorialmente a los menores, y eso es grato para “sembrar en los niños la raíz” como él califica a esta forma de impartir cátedras desde los sentidos.

 

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *