Se podría pintar las guarniciones en Rancho Gubiña

#UniónHidalo 9 Dic (#Istmopress) – La guarnición es el elemento que se trabaja estructuralmente, es decir, es el colado que contiene la losa de la banqueta que por lo general se pinta de amarillo o blanco. Su espesor es de 10 a 20cm y de unos 20 a 40cm de altura.

En zonas urbanas las guarniciones se construyen en las orillas de las baquetas para contener a las mismas y evitar que se deslicen sobre la superficie de rodamiento. Otras funciones que pudiera tener, es que, sirven como una especie de jardín o delimita un área verde además de ser utilizadas para delimitar calles, es decir, los camellones.

Tequio Unión Hidalgo

En caso de ser pintadas se utiliza la pintura esmalte también conocida como SCT, señalamiento o tráfico. En Unión Hidalgo, estas guarniciones son elementos de poca utilidad, los lugareños una vez terminadas las obras de pavimentación, que a ser verdad son pocas las calles y avenidas recubiertas con cemento. Todas las personas terminan adosando sus banquetas sobre ellas, las percuden con cemento sobrante de sus propias construcciones.

Además hay personas que dejan material de construcción sobrante sobre ellas, queman sus basuras y otras más acondicionas jardineras que en nada las beneficia, y les  resta su funcionalidad. Que es la resguardad las señalizaciones de tránsito y embellecimiento de la población en su conjunto.

Si las autoridades municipales pintaran todas las que existen en la población contando solo las avenidas y calles con pavimento se gastaría unos cien mil pesos, considerando el tipo de pintura apropiada como se mencionó con anterioridad. Si contar con la pinta de señalamientos de accesibilidad en las esquinas de mayor tránsito, eso tendría otro costo, que no parece importar a nadie.   

En Unión Hidalgo, existen de manera original, es decir, desde su fundación trazos de 16 calles y 27 avenidas, no se incluye los callejones del barrio Palmero, y las nuevas colonias y asentamientos irregulares, todas ellas están con piso de tierra, y del total de calles y avenidas del trazo original varias aún están sin pavimento.  

Si alguna autoridad se preocupara por dejar pintadas todas las guarniciones se generarían muchos beneficios que van desde la procuración de empleo temporal, cuidado de las mismas y las calles por los ciudadanos, se tendría autoridad de solicitarle a los habitantes que le procuren cuidado a este beneficio, y por cada cinco años como lo marca el reglamento de tránsito del estado. Recibiría remozamiento.

En una solo cuadra de cien metros de calle (ambos lados) de la misma, se gasta ocho litros de pintura con un costo de ciento sesenta pesos, más  la mano de obra e insumos. Bajo este débil presupuesto que oscila en los dos mil pesos, es lo que las autoridades gastarían por cuadra. Una autoridad que cumple a sus ciudadanos, supone debe alentarlos, le den mayor cuidado a estos gastos, por desgracia ni los vecinos ni las propias autoridades se atreven a invertir en este tipo de obras que beneficia a la población en su conjunto.  

Con esta indiferencia pierde los beneficios que provoca tener una guarnición pintada, lo reconfortante a la vista,  el ánimo que despierta saber que aún se puede ofrecer el tequio entre vecinos, los habitantes muy probablemente limpiarían sus aceras. El visitante siempre se llevaría  una buena impresión del lugar que recién visita.

Víctor Fuentes / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *