Ser taxista es un oficio fuera de serie, se disfruta y se adolece: Gonzalo Marcos Cruz

#UniónHidalgo 12 Ago (#Istmopress) –  Gonzalo Marcos Cruz es un taxista zapoteca fuera de serie. Contrario a otros que usan uniforme o viste con traje de gala para conducir su unidad, él lo hace con un atuendo distinto: Un sombrero, una camisa de cuadros, un pantalón de mezclilla, cinturón de cuero y botas de piel, y es por eso que lo llaman “El señor de los cielos”.

Hace 17 años le dieron las llaves de un taxi y desde entonces es su oficio que asegura le ha dado muchos disfrutes, pero también dolencias, refiriéndose a accidentes.

Esposo y padre de cuatro hijos, Gonzalo de 52 años de edad es originario de Unión Hidalgo, Oaxaca y su sueño es ser dueño de taxi, para lo cual, adquirió una unidad y ahora busca el reconocimiento de su gremio y la autoridad competente.

1628803521847

Alegre y amable son los calificativos que describen a un hombre robusto, de tez morena y con un atuendo peculiar que todos los días comienza su historia a las 5:00 de la mañana a bordo de una unidad y culmina a altas horas de la noche.

Vivir una pandemia y ser taxista no es nada sencillo. Gonzalo ha trasladado a pacientes Covid-19 en su unidad y aunque parezca un riesgo, ese es su oficio, y no lo cambiaría por nada.

La pandemia le ha dejado una enseñanza: Servir y cumplir por sobre todas las cosas. Por lo que está agradecido por la preferencia de sus clientes, quienes a pesar de la crisis que hoy se vive, lo buscan para los traslados.

Miedo a contagiarse no tiene, y aunque use su cubrebocas, Gonzalo tiene la creencia de que comer sanamente, y bueno, él consume animales silvestres que asegura le dan mayor vitalidad.

“Me cuido mucho y por fortuna no me he contagiado de Covid, y no he dejado de trabajar, es mi sostén diario de mi familia, ser taxista no es una labor fácil, uno tiene que arriesgarse en el camino, pero me gusta y lo disfruto, es un oficio que no dejaría por nada del mundo”.

Para el descanso no hay tiempo y no es que no lo requiera, pero Gonzalo ha hecho de su actividad económica una pasión. A él le fascina manejar por la carretera, observar la vida a través de la lluvia, el aire, el sol, el día y la noche.

Temores tiene muchos, pero cree en Dios y eso le da confianza de seguir en este oficio que le ha dado enseñanzas por doquier, porque para Gonzalo ser taxista no es cualquier cosa.

Existe la creencia que el taxista es defensor, psicólogo y hasta psicólogo, lo que es cierto afirma “El señor de los cielos” es que es un oficio que le ha dejado mucho aprendizaje y experiencias que no cambiaría por nada.

1628803495462

Una de sus experiencias que no olvida fue luchar el año pasado y principio de este año por la rehabilitación de la carretera Unión Hidalgo- Juchitán por la vía estero, que sin importar la contingencia sanitaria junto con sus compañeros del gremio y del comité de taxistas y junto con otros transportistas, lograron su objetivo.

La carretera actualmente es transitable, y aunque Gonzalo recuerda que en ciertas veces recibió críticas, la lucha se hizo y se logró el mejoramiento vial de este importante camino que conduce a Juchitán, Oaxaca.

Trabajar en la pandemia es ahora su reto, ya no se gana como antes porque la gente ya no viaja seguido, pero Gonzalo ama ser taxista, oficio que también combina con el de cantante de música ranchera.

La gente le contrata porque es diferente, lo busca por su simpatía y amabilidad, Gonzalo a 17 años de ser taxista es fuera de serie, lo llaman “El señor de los cielos”.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *