Sedatu clasificó casas derribadas como parcial y no total acusan damnificados

#ReformadePineda 25 otubre (#Istmopress).- La desolación, molestia y tristeza invade a los damnificados del terremoto del 7 de septiembre de la localidad de Reforma de Pineda ubicada en la zona oriente del Istmo de Tehuantepec, quienes denunciaron que el censo que Sedatu realizó fue irregular debido a que no validó el registro de “daño total de vivienda” y lo clasificó como “parcial”.

En esta comunidad unas 500 viviendas colapsaron por el fuerte sismo, de las cuales 190 fueron demolidas, sin embargo la semana pasada Bansefi entregó tarjetas de apoyo para la reconstrucción las cuales en su mayoría aparecieron como “daño parcial” por lo que fueron rechazadas por los damnificados debido a que solo alcanzará para “el cimiento”, aseguran.

La vivienda de Reina Promotor Vela colapsó la noche del terremoto, los muros y tejas cayeron con el fuerte movimiento, inclusive personal de protección civil le colocó una “banda” de seguridad para evitar que las personas transitaran por el sitio, Sedatu llegó y la censó como daño total, pero finalmente su casa fue clasificada por bansefi como “daño parcial”.

Madre de tres hijos y esposa de Iber Castellanos Rivera, Reina no aceptó la tarjeta que Bansefi entregó debido a que con 30 mil pesos que es el apoyo por “daño parcial” no podrá reconstruir una vivienda digna para ella y su familia.

En la explanada de lo que algún día fue su vivienda y observando su folio “39/000576” , a Reina le vienen los recuerdos y a la vez el coraje porque con 30 mil pesos no podrá edificar su casa, “solo servirá para el cimiento” porque para la casa se requiere más.

Ahora vive con su suegra, su esposo al ver la clasificación de daño parcial se quejó con los funcionarios de Sedatu, quienes le dijeron que en un plazo de 20 días le darán una respuesta.

“Es lamentable esto que ha hecho el gobierno, mi casa colapsó, apenas y logramos salir y todo el techo se vino abajo, estamos vivos de milagro y lo más lamentable es que nos dicen que es “daño parcial”, esto es un descaro”, explicó.

La misma historia es la que vive Andrés Velásquez Román de oficio campesino, y quién no suelta el folio en su mano, el 000874, su vivienda se derribó pero su tarjeta de bansefi llegó como daño parcial.

La casa de Andrés quedó pulverizada, se derrumbó y ahora solo hay pedazos de troncos de madera, algunas tejas y una puerta antigua que le recuerda su hogar.

Aseguró que “con engaños” de la funcionaria de Bansefi de que podrían regresarle una tarjeta con 120 mil pesos que es el apoyo de reconstrucción firmó y aceptó la tarjeta por daño parcial que hasta la fecha no ha usado.

“Mi esposa hasta lloró por que firmé, pero pues uno no sabe, me engañaron, mi casa era el único patrimonio de mis dos hijos, ahora desde una cocina toda dañada donde guardé mis cosas ahí observo mi patio, porque solo eso quedó, es una tristeza el engaño de las autoridades porque no respetaron la clasificación que Sedatu y Conafe le hicieron a mi vivienda como daño total”, dijo.

Aún no utiliza su tarjeta y no lo hará, confía en que en un plazo de 20 dóas como le dijeron los de Sedatu le reemplacen la tarjeta que le dieron por una de 120 mil pesos, solo así podrá construir su casa, pues lo que gana del campo y de sus cosechas no alcanzará.

*Alcaldesa Rosita Aguilar exhortó a los pobladores a no recibir las tarjetas de apoyo

Durante la etapa de entrega de tarjetas y al ver la inconformidad de sus paisanos, la alcaldesa de Reforma de Pineda, Rosa María Aguilar por medio de altavoces alertó a los damnificados para que no las recibieran en caso de que vinieran como daño parcial cuando era total.

Aunque algunos no hicieron caso a sus recomendaciones, la alcaldesa señaló que no es justo que las autoridades se burlen de sus paisanos y exhortó por medio de un documento escrito a la titular de la Sedatu, Rosario Robles y al gobernador de Oaxaca, su respuesta ante esta situación de molestia que viven sus habitantes.

La secretaria municipal Rubí del Carmen Cabrera y la directora de la instancia de la mujer, María del Carmen Julián Guzmán expresaron que esta situación ha generado descontento entre la ciudadanía, al no ver correspondido sus afectaciones con el apoyo, por lo que personal de Bansefi mejor se fue de la comunidad.

“Nuestra presidenta ha dicho que nadie reciba la tarjeta porque las casas derribadas y colapsadas fueron catalogadas como “daño parcial” y no total, la molestia es generalizada, los de Bansefi se fueron, las demoliciones de otras viviendas se detuvieron por el temor a que ocurra lo mismo, los damnificados están sumamente molestos en Reforma de Pineda” explicó la secretaria municipal.

En los ocho barrios que contempla la comunidad hay afectaciones, inclusive el palacio municipal y sus diversas oficinas así como las escuelas están afectadas.

La autoridad municipal habilitó una oficina externa en la unidad deportiva, misma que es comedor comunitario y dormitorio para las familias damnificadas; en la plazuela principal se instaló el mercado público por el colapso que presentan sus instalaciones.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

DM5A3815

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *