Piden reformar  leyes para su seguridad para pasantes de medicina 

 

#Tehuantepec 30 Oct (#istmopress) – Tres medicas pasantes del Instituto Politécnico Nacional en el marco del tercer día de protestas que se efectuó en las instalaciones de la Subprocuraduría de Justicia del Istmo de Tehuantepec, por los hechos ocurridos a una compañera pasante, quién fue violada sexual y físicamente en el centro de Salud de San Pedro Comitancillo, pidieron reformas a las leyes del sector salud para su seguridad.

Jimena Galicia, Aracely Rosales y Diana Salvador Morales tienen entre 25 y 26 años de edad, las tres han cumplido con cinco años de la carrera de medicina en el IPN más un año de internado y el próximo 31 de Enero concluirán su servicio social en diversas localidades del territorio istmeño.

Acompañada de otros médicos y medicas pasantes, las jóvenes manifestaron sentirse “en el aire” y exhortaron a las autoridades fomentar leyes donde se garantice la seguridad al momento de realizar su servicio social en el país.

Señalaron que desde el jueves pasado han creado un hashtag “#Niunapasantemás”  que circula en las redes sociales y tiene el objetivo de solidarizarse  con su compañera medica.

Narraron que junto con su compañera “Itzel” llegaron a la región istmeña en el mes de Febrero, en ese entonces se pusieron a disposición de la jurisdicción sanitaria número 2 bajo un acuerdo con su institución educativa.

“Nuestra compañera era una mujer entregada a su trabajo, joven como nosotras, a cada una  nos ubicaron en las localidades y ansiosamente comenzamos nuestra actividad y a relacionarnos con la sociedad, jamás paso por nuestra mente vivir esto, que ahora nos mantiene muy molestos, consternados y por el cual exigimos justicia”, expresaron.

Reconocieron que dentro de sus años de estudios, se habían mencionado casos de violación a medicas y de otros riesgos, pero que jamás imaginaron vivirlo de cerca.

Jimena, quién desde el mes de febrero vive las 24 horas en la Clínica de la comunidad de Alvaro Obregón que pertenece a Juchitán, expresó que la unidad de salud no cuenta con un policía  para su seguridad sino con un vigilante, pero que es de la tercera edad.

Expresó que otro de los factores que ha sido una barrera,  es el idioma, pues ella no habla el zapoteco, como el cien por ciento de los pobladores de Álvaro Obregón.

“No contamos con una verdadera seguridad, hay vigilantes pero no policías y también en mi caso, no tengo una traductora para atender a los pacientes, todo esto que hemos vivido nos ha llevado a sensibilizar y reflexionar que los pasantes estamos desamparados, porque no dependemos de la Escuela y tampoco del Sector Salud”.

Los pasantes, tienen que cubrir un horario de 24 horas, gozan un día de descanso pero que muchos de ellos no los ocupan y los acumulan para que puedan ir de visita de vez en cuando a su hogar.

“Gozamos de dos periodos vacacionales, la mayoría de los que venimos del Distrito Federal trabajamos durante las 24 horas, en horario nocturno, muchos vivimos en las unidades medicas y los que no, tienen que vivir en una casa cercana y estar disponibles para atender horarios nocturnos, esos son los requisitos de la pasantía”, expresó.

En el caso de Diana, ella vive en el centro de salud de la localidad de Magdalena Tequisistlán, aseguró que tampoco goza de seguridad, es decir no hay un policía que resguarde la clínica las 24 horas.

“La unidad de salud se ubica en una zona lejana, hay poca iluminación, pero ni modo es trabajo, no podemos quejarnos simplemente rezar para que los días avancen y cumplamos con nuestro servicio social, nuestros familiares insisten que nos regresemos y dejemos así las cosas, pero la pasión y el amor por lo que hacemos es mucho más fuerte”, indicó.

Actualmente sus familiares les han pedido que se retiren de la región del Istmo de Tehuantepec por la vulnerabilidad que viven, sin embargo ellos confían que las autoridades y las instituciones buscaran los mecanismos para brindar mayor protección a los médicos que realicen pasantía en todo el país.

“Creemos que con las redes sociales de exigir y pronunciarnos a ningún pasante más,  se hará conciencia en todo el país, porque no somos ni estudiantes y tampoco médicos con cédula, estamos en el aire y eso nos causa vulnerabilidad”, expusieron.

Con Información de DIANA MANZO/CORRESPONSAL

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *