Juchitecos temen el olvido de las autoridades ante reciente sismo en Ciudad de México

#Juchitán 21 de septiembre (#istmopress).- Carmen Mendoza y Margarita Chiñas son damnificadas del terremoto del pasado 7 de septiembre,  perdieron sus casas y desde entonces junto con su familia duermen en la calle en la quinta sección de Juchitán , con la lluvia que ha caído en las ultimas dos noches, han montado lonas que les han regalado para protegerse sin embargo todas sus pertenencias están en la intemperie, su temor ahora es el olvido de las autoridades por que les reconstruyan sus casas.

En la mayoría de las casas los números de los censos que realizó Sedatu  aparecen, sin embargo los que perdieron su casa como Carmen y Margarita desconocen el apoyo de las autoridades, sí será en efectivo o les construirán un nuevo hogar, no lo saben y esa es su angustia.

Mientras llueve, Margarita no le queda de otra que mirar como caen las gotas y se llena su calle de agua, no puede hacer otra actividad porque su horno de comixcal donde elaboraba sus tortillas se pulverizó, nada quedó de él, solo los recuerdos.

“Los apoyos llegaron de muchos lados, de la sociedad civil principalmente que nos trajo hasta de comer, así también los soldados nos han dado víveres,  pero ahora la angustia es que sucederá con nuestra casa, no tenemos y seguimos durmiendo en la calle”, dijo.

En la familia de Carmen son 7 integrantes, dos menores y cinco adultos, los cuales tienen que dormir a las afueras de su casa, montaron una sombra con una lona y además colocaron una hamaca y una cama para campar, no tiene nada más que eso, todo se les perdió durante el terremoto y se les ha dañado con la lluvia.

“Es cierto que los apoyos han llegado, de todos lados, pero ahora lo que no sabemos es cuando nos construirán nuestra casa, la mía quedo inservible, no tiene solución, bueno al menos eso nos dijeron los que llegaron a censar, por eso queremos saber como será la reconstrucción, que modelo será la casa o será dinero en efectivo, no sabemos como será el apoyo, lo que importa es que tengamos pronto un techo  seguro donde vivir”, dijo.

En cambio, Margarita lo que quiere es salvar su estructura, que su casa sea construida tal cual y con el apoyo de las autoridades. “Mi casa está lastimada, pero antes que la tiren me gustaría que un arquitecto o ingeniero la valorará, no quiero tirar mi único patrimonio que es herencia de mi padre”.

Las dos mujeres se dedican a la elaboración de totopos, sus herramientas de trabajo que son los hornos de barro se destruyeron,  además de sus casas, también requieren apoyos.

“Toda mi vida he elaborado tortillas, pero con el terremoto mi cocina se cayó, ahora no tengo nada, lo que hago es sentarme a la calle y ver como llueve, como la gente de la sociedad civil es la que ayuda, la que nos da alimentos y se ha solidarizado, pero tememos que con el sismo que ocurrió en la ciudad de México y otros estados, ahora se olviden de nosotros, aquí somos muy pobres”, expresó.

En las  calles de Juchitán continua la desesperación, zozobra y también la crisis nerviosa, las replicas sísmicas que superan los tres mil movimientos no permiten que la ciudadanía duerma o haga otra actividad, las clases aún no retornan en los municipios del Istmo de Tehuantepec.

Diana Manzo / Agencia de Noticias Istmopress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *