Artesana oaxaqueña fue retenida por el SAT durante tres horas : “lo que pagué de impuestos equivale a dos huipiles”

#Oaxaca 12 Dic (#Istmopress) – Ricarda García Merino es una artesana mixteca que hace unas semanas vivió un episodio desagradable de su vida. Lo cuenta y llora de coraje al recordar el abuso y discriminación que sufrió de parte de funcionarios de la Secretaria de Administración Tributaria (SAT) quienes le obligaron a pagar impuestos por sus artesanias cuando ingresó al aeropuerto internacional de la Ciudad de méxico proveniente de los Estados Unidos.

La artesana originaria de San juan Colorado participó junto con artesanas oaxaqueñas en una exposición en Nueva York invitada por el consulado mexicano, pero a su regreso a la ciudad de México, fue detenida y obligada a pagar un impuesto, que equivale a dos huipiles que al día le dedica cinco horas elaborarlo y que concluye en dos meses.

Artesana oaxaqueña

Durante su estancia en aquel condado norteamericano, la artesana recibió muestras de cariño y le obsequiaron ropa y calzado de uso, pero por esas prendas no era el impuesto, sino por sus propias artesanias y las de las mujeres de su comunidad que llevó a vender.

Detrás del teléfono relató que durante tres horas estuvo retenida en el aeropuerto en donde, además de que la trataron mal.

El pago que hizo fue de 3 mil 700 pesos y supuestamente los empleados del SAT le dijeron que era la “mínima parte”, de los impuestos, pero señaló “ellos no saben que a nosotras las artesanas nos cuesta la vida ganarnos un peso”.

Como madre de 8 hijos, Ricarda es una mujer trabajadora y lucha por mejorar sus condiciones de vida, para ella, este tipo de exposiciones son un aliciente para que sus prendas se venden, porque con la pandemia todo se detuvo.

“Viví ansiedad, desesperación, caí en shock, era la primera vez que me hacían pagar por mis prendas, por las artesanías de mis compañeras que lleve a vender, porque somos un grupo de artesanas que nos dedicamos a tejer este traje típico, que es muy tradicional de Oaxaca”, expresó.

La artesana resaltó que lo que más desea es una aclaración de las autoridades respecto al cobro de este impuesto, pues no se trata de quitarle dinero al que menos tiene o al que más le cuesta ganarlo.

“A nosotras como artesanas nos interesa trabajar, exponer y vender, eso nada más, nosotras solo queremos trabajar, pero vivir este tipo de situaciones es lamentable, exigimos una disculpa de las autoridades”, señaló.

*Las estrellas de la costa **

Tejer es la vida de las mujeres de San Juan Colorado, un municipio indigena ubicado en la costa de Oaxaca y donde vive Ricarda. Ella y un ciento de mujeres integran el grupo “Las estrellas de la costa” que luchan por preservar su cultura mixteca a través de la vestimenta tradicional.

No hay un solo hogar donde no se practique este oficio, el cual demuestra la organización y comunalidad de las mujeres, es una forma dice Ricarda “de estar unidas”, y que a pesar de la pandemia, siguen luchando.

Sonriente y segura afirma que la pandemia les afectó en demasía pero nunca dejaron de tejer, al contrario tienen una colección de prendas que en la primera oportunidad de exposición acuden, por eso acudieron al evento organizado por el Consulado de Nueva York.

Con el episodio que vivió en el aeropuerto, Ricarda exhortó a las autoridades a tener mayor respeto por las artesanas oaxaqueñas, que son un sector que requiere de apoyo para seguir preservando una cultura.

Estas artesanas, también han enfrentado el plagio de sus prendas, en mayo de este año, la marca Zara utilizó en su colección de primavera vestidos sin tomar en cuenta a las mujeres indígenas de San Juan Colorado.

En agosto de este año, el Congreso de Oaxaca aprobó la reforma al párrafo cuarto del Artículo 16 de la Constitución local. Con el objetivo de evitar el plagio de los diseños de la cultura colectiva oaxaqueña.

Esta reforma, iniciativa de la ex diputada morenista, Gloria Sánchez López, aprobó castigar el saqueo del patrimonio cultural material e inmaterial de los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas, protegiendo la propiedad intelectual colectiva y los elementos que la conforman.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *