La falta de agua permite ver un pueblo que fue inundado para ser presa

#JalapadelMarqués 09 feb (#Istmopress) .- Hace nueve años sucedió lo mismo (2008), la falta de agua por la escases de lluvia permitió ver a la antigua Jalapa del Marqués, donde sólo un templo dominico del siglo XVI da testigo de que existió, este pueblo fue inundado para ser presa, la presa Benito Juárez inaugurada el 1 de enero de 1961.

Este pueblo del Istmo de Tehuantepec no solo dejó historias físicas como es el templo dominico sino orales que a cincuenta años sus hombres y mujeres recuerdan, algunos aceptaron desplazarse a la nueva Jalapa del Marqués y otros como Emeterio García Ulloa prefirieron emigrar a una agencia municipal y de ahí observar como su pueblo, también llamado “El granero del Istmo” por la abundancia de granos de maíz y frijol murió tras convertirse en una presa.

La presa Benito Juárez tiene una capacidad de albergar 947 hectómetros cúbicos de agua, y fue inaugurada el 1 de enero de 1961 por el entonces presidente de México, Adolfo López Mateos, su uso primordial es para riego agrícola en las zonas de Tehuantepec y Juchitán que abarcan más de 25 comunidades y también abastece de agua a la Refinería Antonio Dovalí Jaime en el puerto de Salina Cruz.

Al emigrar, un gran numero de personas dejó morir la agricultura, el suelo ya no era fértil para cultivo como fueron las promesas, por lo que decidieron aprovechar las aguas de la presa que se conformaban de dos ríos (Tequisistlán y Tehuantepec) y comenzaron a emprender la actividad pesquera sembrando crías de mojarras, actualmente son como 600 pescadores.

“Ahora ya no somos graneros del Istmo sino mojarreros del Istmo” expresó en tono sarcástico Emeterio García Ulloa, quién recordó que tenia solo 11 años cuando unas personas enviadas por el gobierno federal llegaron a convencer a los habitantes ofreciéndoles mejoras de vida y que finalmente no se cumplieron.

“Muchos viejos murieron de tristeza cuando al cambiarse de casa solo recibieron un cascarón, no había terrenos fértiles como lo que estaban acostumbrados, otros como yo decidimos quedarnos del otro lado en un llano y aquí cultivamos de vez en cuando, realmente los beneficios de la presa no lo tenemos, lo tienen los pueblos que reciben agua, que se abastecen”.

Emeterio no deja de mirar el templo dominico y al mismo tiempo observa las grietas de la presa . “La compuerta aún no la cierran, dicen que su capacidad está en 16 por ciento, hace como 25 años la presa llegó a 10 por ciento por falta de lluvia, eso nos afecta como pescadores, porque antes capturábamos 20 kilos de mojarra y ahora solamente cinco y que sirven para comer”.

Además también ha variado el tamaño de la mojarra, antes una sola pesaba 3 kilos y ahora apenas y llega a 800 gramos.

Los vientos y el fuerte calor invaden a la presa, los pescadores como Emeterio García, Juan Olivera y Martín Sánchez Cruz, cada vez observan desolador esta porción de agua artificial, porque el producto está escaseándose.

“De nada sirve que le pongamos crías a la presa, si no tiene agua, sabemos que los fuertes calores y los vientos afectan al medio ambiente que provoca que el agua desaparezca, confiamos en que pase esta etapa critica y en los próximos meses caiga el aguade lluvia en abundancia, no tenemos otra opción que vivir de la presa, adquirimos nuestros cayucos entre 7 y 11 mil pesos, no recibimos apoyos del gobierno y todo lo logramos con base al esfuerzo”, recalcaron.

En Jalapa del Marqués existe un Comité de pescadores quien realiza las gestiones ante la autoridad municipal para que las crías de pescados puedan ser distribuidas en la presa, anteriormente colocaban entre 80 y 100 mil crías, actualmente apenas y arrojan 10 mil crías trimestralmente.

Al igual que los pescadores, los campesinos y ganaderos también han expresado su preocupación, son miles de hectáreas las que se riegan con esta agua, la cual contribuye al crecimiento de cultivos y alimentación del ganado.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, la presa Benito Juárez está a menos del 16 por ciento de su capacidad por los efectos de la sequía, que afectan a más de 20 municipios de la zona del Istmo.

Julio Salazar, meteorólogo de la Comisión Nacional del Agua informó que 247 municipios presentan sequía en Oaxaca sin embargo, de los más críticos, estos están concentrados en las regiones del Istmo; de ellos, 13 municipios.

*El despojo de un proyecto

En el año de 1950 comenzó la construcción de la Presa Benito Juárez, la cual once años después las familias tuvieron que ser reubicadas, en ese entonces el gobierno federal y estatal otorgó viviendas para las familias.

Jalapa del Marqués es una comunidad que registra según el censo de INEGI (2010) una población de 11 mil 123 habitantes, el cual solo el 10 por ciento, que son pescadores han tenido beneficios de la presa Benito Juárez, mientras que el resto de la población tiene que emigrar o dedicarse a otro oficio.

Avieser González Aguilar, defensora de la tierra y el territorio desde hace 18 años y originaria de Jalapa del Marqués expresó que ha raíz de testimonios de abuelos y adultos mayores ha recabado información sobre la construcción de la presa Benito Juárez.

“Cuentan los abuelos que cuando la presa se construía, nunca les dijeron que era, al contrario con enormes cortinas las autoridades cubrieron la construcción la cual estuvo resguardada durante más de cinco años por elementos policiacos y no fue hasta el final que dejaron verla y les informaron que se trataba de una presa, que por cierto es una de las mas pequeñas que existen, porque se trata de abastecer agua a los cultivos”, sostuvo.

La defensora explicó que hace unos 20 años comenzó a rescatar la historia de su pueblo a través de vivencias y documentos, a lo que ha descubierto que el “Jalapa Antiguo” y el templo dominico era conocido como la iglesia central y a su alrededor habían conventos.

“A raíz de la reubicación, algunas familias se vinieron a vivir a Jalapa del Márquez y otras se congregaron en otros espacios, todavía tenemos poblados donde nuestra lengua materna, el zapoteco aún sigue vivo, aunque la comunicación es poca con ellos, porque están en otro extremo”, sostuvo.

*Otras presas y proyectos hidroeléctricos en Oaxaca

En Oaxaca, hace 60 años también se construyó a la par de la presa Jalapa del Marqués, otra más “la presa Miguel Alemán” en la cuenca del Papaloapan, actualmente los hijos de los pobladores de San Pedro Ixcatlán y que fueron reubicados en San Felipe Zihualtepec, agencia municipal de San Juan Cotzocont Mixe denunciaron que desde entonces no cuentan con ninguna forma legal de demostrar sus títulos de propiedad en los terrenos que fueron llevados tras la expropiación que hiciera el gobierno federal a través de la Comisión del Papaloapan, hoy Comisión Nacional del Agua (Conagua).

De origen Chinanteco, lamentaron que algunos de sus padres y madres murieran en el intento de recibir sus títulos de propiedad cuando en los años cincuenta, el propio gobierno entregó una concesión de 2 mil 150 hectáreas a la empresa Fabrica de Papel de Tuxtepec y que en el 2009 se le regresó a la autoridad estatal a cargo de Ulises Ruiz Ortiz, quién lo decretó como Parque de Reserva Ecológica.

En la región de la Costa en la zona conocida como “Paso de la reyna” se mantiene la resistencia a la construcción de una obra denominada “Proyecto de Aprovechamiento Hidráulico de Usos Múltiples Paso de la Reyna”, la cual se ha mantenido en resistencia desde hace más de ocho años debido a las experiencias que tienen de Jalapa del Marqués y Alemán.

Actualmente la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretende instalar 11 proyectos hidroeléctricos en el estado de Oaxaca.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias IstmoPress

 

jalapa2

 

jalapa

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario en: “La falta de agua permite ver un pueblo que fue inundado para ser presa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *