El istmo, la ruta comercial del mundo

#SalinaCruz 5 feb (#istmopress).- El pasado 21 de enero se cumplieron 109 años que el general Porfirio Díaz inauguró el Tráfico interoceánico por el Istmo de Tehuantepec: El istmo, la ruta comercial del mundo. Como parte de las ceremonias de la apertura, -que duraron varios días,- arribaron dos buques a los puertos terminales de Salina Cruz y Coatzacoalcos con carga para los principales puertos norteamericanos del Pacífico y del Atlántico, relata la historiadora Doralicia Carmona.

La ruta comercial del mundo 7

Dos días más tarde, Díaz da la señal para que sea descargado el “Arizonian”, de doce mil toneladas de registro y que transportaba azúcar procedente de Hawai con destino a Filadelfia. La grúa número cinco sacó parte de los bultos y los dejó cerca del ferrocarril; sobre la cerradura de los bultos Díaz puso los sellos fiscales que abrirían en Coatzacoalcos para que los reciba el vapor “Lewis Luchebach” y los conduzca a Nueva York, su destino final.

La ruta comercial del mundo 2

Con esta ceremonia se dio el “banderazo” de lo que se creía sería: El istmo, la ruta comercial del mundo, el multicitado corredor interoceánico en el istmo de Tehuantepec. En un video filmado en esa época que se puede encontrar en internet con el nombre (El Istmo, la ruta comercial del mundo) se aprecia cuando los barcos llegan al puerto de Salina Cruz y el general Diaz corta el listón inaugural de esta nueva ruta.

Para la ejecución de éste proyecto, en 1898 se contrató a la Compañía Inglesa Pearson and Son, Limited, quiénes se comprometieron con el ejecutivo de la Nación , a mejorar las instalaciones, construir y conservar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, a cambio de explotar por 50 años las vías del ferrocarril que conectaba a ambos puertos.

La ruta comercial del mundo 8

Con los resultados de estos trabajos realizados por la Compañía Pearson, en los primeros días de 1901, Salina Cruz alcanza su independencia política y deja de ser agencia de Tehuantepec para convertirse en municipio libre; naciendo así en las costas del Pacífico del Continente Americano, como una pequeña ciudad cosmopolita con alumbrado público, agua potable, calles pavimentadas, alcantarillado y drenaje, banquetas, telégrafos, un cable submarino transoceánico y automóviles; un lugar donde razas de todo el mundo habitaban en casas de madera con techos de lámina llamadas Chalet; contaba además con una estación de ferrocarriles de fachada inglesa y la convergencia de consulados de América y Europa.

La ruta comercial del mundo

 

El crecimiento de Salina Cruz

La población en Salina Cruz pasó a ser de 50 personas a más de 5000 habitantes y la infraestructura de la ciudad contaba con: 8 edificios, 420 casas habitación, 14 kilómetros de calles embanquetadas aunque sin pavimentar, en una superficie de 161 hectáreas de terreno dentro de las cuales se edificó un edificio llamado “Casa Redonda”, que servía como taller para la reparación de las máquinas del Ferrocarril.

Entre las obras de construcción y adaptación contempladas y ejecutadas por la Compañía Pearson and Son Limited en el Puerto de Salina Cruz fueron: El faro de Salina Cruz, Los malecones o rompeolas este y oeste, el antepuerto, la dársena o Puerto y el Dique Seco, el Astillero, el ferrocarril Nacional de Tehuantepec, cobertizos, Casa de Energía Eléctrica y líneas; Patio Terminal, Dragado, entre otras; de las cueles se reportó el costo de  45 millones de pesos plata mexicana.

La ruta comercial del mundo 4

 

El fin del megaproyecto porfirista en el istmo

Pero la ruta no prosperó como se tenía previsto, debido el azolve continuo del puerto, que trajo como consecuencia la paralización de las embarcaciones de alto calado, lo cual fue motivo de la decadencia inicial del puerto en 1911, y posteriormente la apertura del canal de Panamá en 1914, se llevó el tráfico internacional que en nuestro País ya se sentía inseguro y sin garantías ante la lucha armada de la revolución interna que se generaba en la nación.

Ante tal situación y las pérdidas cada día mayores de los Ferrocarriles Nacionales de Tehuantepec concesionadas a la compañía Pearson and Son Limited por 50 años, ofertó al gobierno la devolución de las obras y manejo del Ferrocarril y así el 5 de febrero de 1918 es cancelado el contrato con la Compañía Pearson and Son Limited.

La ruta comercial del mundo 5

Texto: Martín Vargas / Corresponsal

Información y fotografías: Archivo de Ferrocarriles de México

Video: https://www.facebook.com/ciudadixtepec/videos/854682484647608/

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *