Desde el más grande océano / Daniel Aguilar

Desde el más grande océano que jamás se haya creado

Bajo la mínima expresión que no pueda comprenderse

Hasta el último suspiro que me haya sido arrebatado

No dejo la ilusión de componer letras con tinta cósmica.

 

¿Qué grado de indiferencia prevalece si no hay rima?

La primavera se estancó para reverdecer los campos

El otoño pegó el grito y rápido arrancó lo superficial

Pero todo lo que debe existir continuará para siempre.

 

Ritmos a través de los años que quieren evaporarse

Y hasta no tener la última palabra de lo que está escrito

Agradezco la ocasión de permitirme ser un forajido

Un perturbado inmune al ocaso de la realidad.

 

¿Qué tan alto está la montaña hecha de cristal?

¿Hasta dónde podré llegar de rodillas a la soledad?

¿Qué tan inciertas serán mis grandes victorias?

El tauro quejumbroso e inestable tiene mucho más

 

Antes de que anochezca prepararé mis sueños

Me quedaré quietecito para moldearlos tranquilo

Las nubes son hojas sobre el celoso horizonte

Esperaré para dar el gran salto sobre mí mismo.

 

DANIEL AGUILAR

REDACTOR EN LA JORNADA EN LÍNEA

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *