Cobertura bajo fuego Violencia contra la prensa durante protestas en Oaxaca

#México 27 jun (#Istmopress).- En el marco de las recientes protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), así como de colectivos y personas solidarios con el magisterio, ARTICLE 19 documentó 16 ataques contra la prensa en el estado de Oaxaca y la Ciudad de México entre el 17 y el 21 de junio. Destaca el asesinato de un periodista y cuatro tentativas de homicidio. Además, 10 agresiones se dirigieron contra fotoperiodistas. Los principales agresores fueron elementos de seguridad pública, señalados como responsables en 11 casos.

En respuesta a la movilización magisterial que rechaza la reforma laboral en el ámbito educativo, impulsada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, las fuerzas de seguridad federal y estatales iniciaron una escalada represiva en los poblados oaxaqueños de Ixtepec, Hacienda Blanca, Juchitán y Nochixtlán, y que se extendió a la Ciudad de México.

Esta reacción de las autoridades se produce en un contexto de creciente bloqueo de cualquier posibilidad de diálogo por parte del poder político, de restricción del derecho a la libre expresión de disenso, y de criminalización de los actores implicados en el cambio social. Junto a ello, se registra una mayor limitación de las posibilidades de documentación e información sobre la protesta, una casi absoluta impunidad ante los hechos de violencia contra comunicadores, y un nulo reconocimiento estatal de la contribución del periodismo a la vigencia de la democracia y los derechos humanos.

Tales acciones y omisiones del Estado mexicano se han materializado en los últimos días en serios abusos de autoridad por parte de los elementos policiales, un uso indiscriminado de la fuerza pública contra maestros, periodistas y sociedad civil, así como en la creación de un clima de violencia favorable a la comisión de agresiones muy graves contra quienes pretendían informar de las manifestaciones del movimiento magisterial. Las consecuencias ya conocidas a nivel internacional y nacional son 10 personas muertas (8 en Nochixtlán y 2 en Juchitán) y 108 lesionadas, de acuerdo con cifras oficiales.

El caso en el istmo

A Pedro Rasgado, camarógrafo de la Agencia EFE; Jacciel Morales, fotoperiodista de Reforma e Istmopress; Rusvel Rasgado, fotoperiodista de Quadratín; y Martín Vargas, periodista de Noticias Voz e Imagen de Oaxaca, elementos de la Policía Federal, les apuntaron y dispararon balas de goma (sin que recibieran el impacto) y rociaron gas lacrimógeno, en el municipio de Ixtepec, Oaxaca, el viernes 17 de junio.
De acuerdo con sus testimonios, llegaron a cubrir el bloqueo de manifestantes a la carretera de Ixtepec a alrededor de las 18:00 horas. Ahí se encontraron con presencia de la Policía Federal y Estatal.
Rasgado comentó que los periodistas arribaron cuando manifestantes y policía dialogaban para retirarse de la carretera. “Los manifestantes iban saliendo del bloqueo. Todo parecía tranquilo hasta que los policías empezaron a burlarse de ellos, les gritaban: ‘¡Lárguense de aquí!’ Eso lo estábamos grabando nosotros y precisamente nos alejamos de los manifestantes para diferenciarnos y (la policía) supiera que éramos prensa”, dijo el camarógrafo en entrevista con ARTICLE 19.
Los manifestantes lanzaron piedras en respuesta a los gritos de los policías, fue cuando los elementos dispararon balas de goma y latas de gas lacrimógeno. “Veíamos la actitud de los policías y no era profesional, no era para llamar a la calma, era una provocación para los maestros (…) Ellos sabían que éramos prensa y a pesar de eso nos estaban apuntando”, describió Martín Vargas.
Los periodistas estaban a lado de la carretera, aproximadamente a diez metros de donde se encontraban los policías. A pesar de identificarse como prensa, les dispararon balas de goma y gas lacrimógeno.
“Empezaron a disparar y mi hermano (el camarógrafo Rusvel Rasgado) se quedó como unos 10 o 15 metros detrás de mí, yo me agaché para poder grabar y nos tiraban balas de goma. A mi hermano casi le dan. Se tiró al suelo. Yo gritaba ‘¡Somos prensa! ¡Somos prensa!’, pero nos tiraban para pegarnos en el cuerpo. Uno de ellos me gritó ‘¡Párate! ¡Párate!’, mientras me apuntaba directamente”, relató Pedro Rasgado a esta organización. “Yo sentí miedo porque no sabía que eran balas de goma, pensé que eran armas de fuego. Los manifestantes se alejaron rápidamente, nos quedamos solos y aun así nos seguían disparando”.
El uso de armas no letales o incapacitantes por parte de la policía para el control de multitudes, en contextos de protestas sociales, puede derivar en efectos letales contra las personas. Por ello, ARTICLE 19 considera que en los casos anteriores se incurrió en 3 tentativas de homicidio.

Leer documento completo: https://readymag.com/Articulo19/558055/

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *