Las bicicletas en Juchitán: una reflexión necesaria Lucía Hernández

 

#Juchitán 29 Jul (#Istmopress) – Desde hace un par de años la ciudad de Juchitán vive, en sus espacios públicos, una etapa de resignificación de sus vialidades a través de las constantes “rodadas familiares”. La bicicleta en Juchitán sigue siendo uno de los principales medios de transporte de la población trabajadora del municipio y hoy en día se convierte en una necesidad ante el incremento de vehículos de motor que entorpecen la vialidad.

   Los espacios públicos juchitecos dan fortaleza a la comunidad desde la memoria colectiva que generan y que se manifiesta mediante los movimientos sociales que dieron forma a la actual socialización política y las malas experiencias que derivan de la delincuencia traducidas en el robo a mano armada.

   De las primeras experiencias se desglosan las luchas sociales que pusieron a Juchitán en la mira del antiguo régimen. Se suman a esta problemática los bloqueos de carreteras o cierre de las principales calles de la ciudad por parte de partidos de “izquierda”.                 Existen además dos crisis: la del desmantelamiento o precarización del Estado en el país y la falta de políticas públicas en Juchitán enfocadas al desarrollo comunitario, social y humano. Ambas generadas en la década de los noventa.

   Hoy en día, ante el incremento del parque vehicular (hasta el 2017 el INEGI señala la existencia de 15, 427 unidades de motor en Juchitán), el desmedido ingreso de mototaxis, la falta de zonas peatonales y el uso por parte de comerciantes de las pocas banquetas existentes, convierten al espacio público juchiteco en una zona de pugna por nuevas formas y normas de convivencia.

   Las llamadas “rodadas familiares” surgen como medida de reapropiación de la vialidad, organizada por un sector de la población que le dan voz a los que día a día usan bicicleta como medio de transporte, llámense obreros, campesinos, estudiantes.

   Esta reapropiación también se convierte en un llamado para la mejora de la salud y del medio ambiente frente a la crisis mundial de contaminación, ocasionada por las grandes empresas, por el incremento y uso desmedido de automóviles. Juchitán, desde luego, no es la excepción.

Es pues, a través del llamado de “rodadas familiares” como organizaciones de la sociedad civil buscan contribuir a incrementar el uso de bicicletas para mejorar el medio ambiente, la salud y la movilidad en la ciudad de Juchitán. Cabe hacer un reconocimiento al gobierno municipal actual por destacar el deporte como bandera de su gestión, de esta manera, el constante apoyo al atletismo y ciclismo incide en la juventud juchiteca y forma parte de la prevención.

   A nosotros, los que de vez en cuando conducimos unidades de motor, nos queda respetar al ciclista y al peatón, puesto que el espacio público también es de ellos.

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *