Violencia contra mujeres no entró en cuarentena, se disparó en Oaxaca

#Juchitán 28 May (#Istmopress) – A Julieta no le importó romper la cuarentena para salvar su vida, una noche anterior recibió una tremenda golpiza que la dejó con hematomas en el cuerpo y el rostro, solicitó ayuda al Centro de Apoyo  y Atención a la Mujer Istmeña (Caami) y se la brindaron,  en este refugio externo todos los días unas 20 mujeres llaman por teléfono denunciando violencia física, sicológica y económica y otras prefieren acudir personalmente porque aseguran que la violencia contra mujeres no entró en cuarentena, se disparó.

 

Las solicitudes de ayuda detrás del teléfono, no solo son de mujeres oriundas de la ciudad de Juchitán Oaxaca donde se ubica este centro de apoyo, también llaman de  otras alcaldías y comunidades  del Istmo de Tehuantepec como San Francisco Ixhuatán, Matias Romero, Reforma de Pineda  entre otros más.

 

“Ni la cuarentena pudo parar la violencia contra las mujeres” explica Beleguí López Blas, quién es la encargada del refugio para mujeres “China Yodo”,   al contrario reconoce que creció debido al confinamiento.

 

“El estrés aumentó, la falta de empleo disminuyó, los niños están en casa y todo esos factores han ocasionado que la violencia se ejerza en casa y lo peor es que las autoridades lo saben, pero lejos de apoyar a estas casas de la sociedad civil, les han retirado los recursos económicos”, indicó.

 

Ella, como responsable del refugio “China Yodo”  describió que desde que inició la cuarentena se encuentra a su máxima capacidad, y recordó que la falta de recursos para la operación de casas externas como el ubicado en Matias Romero y de San Mateo del Mar, ha generado el aumento de ayuda.

 

“Ahora somos el único refugio que está operando, los otros dos centros externos están laborando pero sin recursos, pero vemos que la violencia contra las mujeres no se detiene al contrario va en aumento”.

 

También anexó que el tema de la violación contra niñas, niños y adolescentes creció, antes de la cuarentena recibían cinco denuncias por mes y ahora son una diaria, es decir 30 denuncias mensuales, lo cual es un dato sumamente alto.

 

Al respecto,  Celia Mendoza Reyes, encargada del Instituto de Mujer Ixtaltpecana coincide también  que la violencia ha crecido en estos últimos dos meses, principalmente por la falta de empleo, que genera discusiones y termina en violencia.

 

“Aquí hemos atendido a 36 mujeres, llegan llorando y desesperadas, les brindamos una ayuda integral, porque esa es nuestra función, llegan diciendo que el factor principal es la falta de dinero, sus esposos han perdido el empleo, y como los niños están en casa”.

 

Celia, es defensora y conoce las necesidades de las mujeres, por eso exhortó a las autoridades a otorgar los recursos a las casas de las mujeres y dijo es necesario buscar un equilibrio, porque la violencia contra las mujeres va en aumento.

 

Según GESMujer, colectivo feminista, durante marzo, abril y mayo se registrado 23 feminicidios en Oaxaca, y en lo que va el 2020, 46 oaxaqueñas han sido silenciadas.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *