Terremoto de 8.2 grados, el más fuerte en la Historia de México sacude el Istmo de Tehuantepec

#Juchitán 08 septiembre (#Istmopress).-Un zumbido, el llanto de los perros, el canto desesperados de los gallos y una gran oleada de polvo fue la primera llamada al terremoto de 8.2 grados en la escala de righter, el más fuerte de la historia de México y el que sacudió con mucha fuerza al Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

No había cabida para nadie, desde el más pequeño hasta el más adulto lo sintió, los efectos vinieron una vez que transcurrieron los 70 segundos más largos de la historia de todo istmeño, y es que la fuerza con que la tierra sacudió los hogares, se ha tornado inolvidable.

De inmediato las familias comenzaron a salir de sus hogares, en Juchitán, uno de los municipios más afectados junto con Matias Romero, Unión Hidalgo, El Espinal, Santa María Xadani, Ciudad Ixtepec, San Mateo del Mar, Niltepec, Santo Domingo Ingenio y Tehuantepec, las autoridades de Oaxaca confirman que son 48 personas que perdieron la vida en el Istmo , muchas de ellas de la tercera edad que murieron atrapadas al caerse su casa y un policía desaparecido entre los escombros de nombre Juan Jiménez Regalado.

El presidente de la república Enrique Peña Nieto, y el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa recorrieron las zonas afectadas, una de ellas el palacio municipal de Juchitán, inmueble histórico fundado en 1860 y que con la gran sacudida una cuarta parte se desplomó.

El mandatario mexicano declaró luto nacional y emitió su solidaridad a todos los istmeños y oaxaqueños ante este desastre natural y pidió conservar la calma, además dijo que se ha activado todo el protocolo de ayuda y protección civil para salvaguardar a las familias que lo requieran.

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa dijo que lo primordial es la seguridad en la vida humana y se ha aplicado un plan para los albergues en los municipios del Istmo en donde se están brindando agua, alimento, cobijo y seguridad con el apoyo del ejercito mexicano a través del Plan DN-III.

Anunció que ha solicitado que se declare desastre natural en todo Oaxaca por las afectaciones ocurridas y que se brinde la atención que requiere la ciudadanía en estos momentos por lo que se ha reunido con los alcaldes istmeños para determinar los daños ocurridos de forma general.

En Juchitán, la sindica hacendaria María Cruz Vásquez informó que se han registrado al menos 600 heridos, 36 muertos y unas mil viviendas devastadas, por lo que manifestó se está brindado la atención medica, pero señaló es necesario la solidaridad de todos los mexicanos.

Entre otras afectaciones materiales se localizan decenas de establecimientos comerciales ubicados de Juchitán y también el derrumbe total de la agencia automotriz Crysler.

También espacios culturales como la Casa de la Cultura de Juchitán , religiosos como la Capilla de San Vicente Ferrer en Juchitán y San Pedro Apóstol en Unión Hidalgo así como escuelas sufrieron afectaciones en gran medida, por lo que las autoridades de protección civil recomiendan no ubicarse cerca de ellas para evitar derrumbes posteriores.

En Unión Hidalgo, el director municipal de Protección Civil Ubicelio López Castillo confirmó que 55 personas resultaron heridas, 7 fallecidas y unas 170 viviendas afectadas en su primer reporte, no descarta que el numero de triplique al concluir el recorrido.

En Ciudad Ixtepec al menos 9 personas fallecieron y decenas de viviendas se derrumbaron, al igual en la comunidad de Asunción Ixtaltepec se ha confirmado la muerte de dos personas y en Tehuantepec 16 heridos, 2 personas muertas y unas 120 viviendas afectadas.

Se activaron diversos albergues en el Instituto Tecnológico del Istmo, donde se encuentran pobladores de Playa Vicente y La Ventosa, debido a que muchos de ellos perdieron sus hogares, construidos en su mayoría con adobe y tejabana.

Los habitantes de las comunidades pernoctaron afuera de sus viviendas y en las primeras horas del día han hecho recorridos para identificar los daños y afectación encausados por el movimiento telúrico.

Los habitantes, quienes se han organizado en grupos, miembros de Protección Civil municipal y elementos del ejército participan en los trabajos de remoción de escombros y de rescate, pues la sede del palacio municipal de Juchitán colapsó en un 50 por ciento, además de la zona comercial del primer cuadro.

Las actividades comerciales cerraron y el servicio de electricidad se estableció 12 horas después del terremoto.

Las autoridades educativas estatales informaron que las clases están suspendidas, debido a que algunos edificios están afectados.

La refinaría Antonio Dovalí, ubicada en el puerto de Salina Cruz, detuvo sus operaciones, por el corte de energía eléctrica que afectó esa zona.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *