Madres migrantes piden exhumar cuerpos en fosa común de Juchitán

#Juchitán 30 nov (#Istmopress) .- Madres y padres de la doceava caravana “Buscamos vida en caminos de muerte” pidieron a las autoridades de justicia de México la exhumación de los cuerpos de la fosa común en Juchitán, la cual se ubica detrás del panteón Domingo de Ramos debido a que en este sitio se encuentran sepultados migrantes que fallecieron en una tripulación marítima en el 2007 en costas de San Francisco Ixhuatán en el Istmo de Tehuantepec.

Esta petición señalaron las madres y también los padres es con la esperanza de encontrar algún rasgo que pudiera saber el paradero de alguno de sus familiares, aunque su mayor anhelo es verlos vivos y abrazarlos.

Es la tercera vez que las madres migrantes visitan esta fosa común, en el primer año estaba convertida en un basurero , en esa ocasión todas ellas derramaron lagrimas pero en esta vez la voz fue de justicia.

La doceava caravana es impulsada por el Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM) quienes han sido sus aliados en la búsqueda de una vida digna que es el sueño común de los migrantes centroamericanos.

Las madres y padres son originarios de Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, algunos vienen por vez primera y otros desde hace doce años.

Fueron recibidas por integrantes del Foro Ecológico de Juchitán encabezados por Gonzalo Bustillo Cacho quien anunció su compromiso por convertir este sitio en espacio verde y dignificar la vida de los centroamericanos que descansan en este sitio el cual tiene impregnado la leyenda de “Que lejos estoy del lugar de donde soy yo”, el cual fue realizado el año pasado por el colectivo Bicu Yuba y Casa El Ocote.

También pidió a las autoridades migratorias el respeto a los derechos humanos para los migrantes a los que llamo “hermanos” porque en esta zona de Oaxaca es el transito diario de decenas de ellas y ellos que anhelan conquistar el sueño americano.

La música también acompañó a las madres migrantes quienes aplaudieron esta iniciativa de reforestar este espacio de 40 metros de largo por 4 metros de ancho, que antes era un basurero y actualmente se convertirá en espacio verde.

Las madres colaboraron para la siembra de los arboles y expresaron que un migrante no sale de su casa por gusto sino lo hace por mejorar su calidad de vida, sin embargo muchos de ellos como son sus hijos no aparecen y les han dejado un gran vacío en su alma y corazón.

Rubén Figueroa, uno de los coordinadores del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM) denunció que la violencia que viven los migrantes es terrible en esta zona oaxaqueña en donde continúan las violaciones a los derechos humanos y también a una vida digna.

Dijo que las políticas de la frontera sur implementadas en septiembre del 2014 solo han dejado muertes y más violencia, ahora los migrantes no montan la bestia como conocen al tren que circula de Tapachula a Ciudad Ixtepec sino han tomado otras rutas que los hace más vulnerables y en una situación de más violencia.

 

juchitan3

*Nuestras semillas han emigrado, la fe es lo que nos mantiene a pie : Madres migrantes

Norma Martínez de 51 años de edad es hondureña, es la primera vez que visita el territorio mexicano en la búsqueda de su hijo a través de la Caravana de madres migrantes, ha recorrido México desde hace 14 días, sus pies están cansados pero su alma no, confía y tiene fe que encontrará a su hijo Jorge Yovani Hernández Martínez, desapareció hace dos años.

La ultima vez que Norma tuvo contacto con su hijo fue el 30 de agosto del 2014, él se encontraba en Piedras Negras, Coahuila y desde entonces no ha vuelto a saber nada, solo sabe que en México los migrantes viven mucha violencia, persecución, asaltos y hasta algunos la muerte.

“He encontrado a gente buena en México, pero también sabemos que aquí como en Honduras se vive mucha violencia, nuestros hijos nos abandonan por mejorar su vida, nuestros días son grises así como las noches, nuestro único anhelo es que aparezcan con vida”.

Reina Isabel Portillo es otra madre migrante, es de El Salvador y es la tercera vez que visita México, las esperanzas no las pierde, el año pasado denunció ante la Procuraduría General de la República (PGR) la desaparición de su hijo Martin Leonel Álvarez Portillo, su corazón no deja de latir porque tiene la esperanza de encontrarlo vivo, no sabe nada de él desde hace seis años.

Parada junto a un árbol de los tantos que sembraron en este espacio de la fosa común, Reina no deja de mirar la fotografía de su hijo y también recuerda que no encontrarlo le ha traído mucha tristeza a su alma.

“Cuando dejamos de saber de mi hijo, mi esposo se murió de la tristeza, me he quedado sola en su búsqueda, tengo la esperanza de encontrarlo, la policía mexicana aún no me dice nada, no pierdo la fe y si es necesario regresaré el próximo año para seguir buscándolo, nunca me cansaré”, expresó.

Los de allá arriba no los buscaran, somos nosotras, las madres: Activista

Eva no deja de gritar por las calles, en cada uno de los pueblos y ciudades que visita la palabra Justicia ha sido su aliada, es activista de los derechos humanos y desde hace dieciséis años acompaña a las madres migrantes en la búsqueda de sus hijos.

A Eva, quien es de origen Hondureño no se le ha desaparecido ningún familiar, ella camina por las calles para solidarizarse con las madres migrantes por que como mujer asegura es doloroso.

Reconoció que la caravana ha tenido sus logros y en estos doce años más de 260 migrantes se han reencontrado con sus familiares.
En Honduras, Eva organiza a las madres, las visita a los barrios más peligrosos y comparte con ellas su dolor.

Agradeció a la Pastoral de la Movilidad Humana y al Movimiento Migrante Mesoamericano por permitir a las madres y padres recorrer México y aunque sabe que existes fronteras, también reconoce que la gente de México les ha ayudado en este caminar.

“Convivimos con las madres, las hacemos sentir seguras y las motivamos, el dolor de una madre que no ha visto a su hijo, algunas desde hace doce años es fuerte, muchas de ellas nos contagian con su fortaleza para seguir haciendo más caravanas y encontrar a mas hijas, hijos y familiares desaparecidos”, explicó.

La doceava caravana arribó al estado de Oaxaca la noche del lunes y visitó el albergue Hermanos en el Camino que fundó el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra en Ciudad Ixtepec , y en el segundo día visitaron la plazuela principal del puerto de Salina Cruz y también la de Juchitán en donde fueron recibidos por personal del ayuntamiento que encabeza Saúl Vicente Vásquez.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias IstmoPress

 

juchitan

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *