En escuela secundaria “Enedino Jiménez” producen alimentos para autoconsumo

*Los estudiantes han replicado los aprendizajes en sus hogares

 #Juchitán, Oax. 4 Jun (#Istmopress) – En un área de  20 metros de largo por 6 de ancho, José Juan Gutiérrez estudiante de primer grado grupo “A” de la Escuela Secundaria General “Enedino Jiménez”, con mucho cuidado extrae de la tierra unos rábanos y también cebollas,  conforme avanza corta unos chiles y también epazote, él y sus compañeros con la asesoría de sus profesores sembraron y cosecharon alimentos de autoconsumo que también han replicado en sus hogares.

 

En esta escuela secundaria desde hace cuatro años se implementan “acciones” para recuperar los saberes comunitarios del pueblo zapoteca de Juchitán  y fomentarlos en aproximadamente 400  jóvenes estudiantes como parte del proyecto educativo “Plan para la Transformación Educativa de Oaxaca”.

 

Una de las acciones es la “Producción de alimentos de autoconsumo” es decir un huerto escolar creado en uno de los traspatios de la escuela y en donde los estudiantes dedican tres horas a la semana sin afectar sus materias escolares  bajo la guía de cuatro profesores y personal de apoyo de la escuela: Guadalupe Sonia Garzón García (trabajadora escolar), José Martín Ramírez López  (Maestro de Inglés y coordinador de la acción escolar ), Francisco Mijangos Ruiz (Maestro de Matemáticas) e Isidro Martínez Gaspar (Contralor escolar).

 

Mientras José Juan corta la cosecha, José Guerra Sánchez del primer grado grupo B con una pala limpia los espacios para que la maleza no invada las plantas  de yuca que esperan cosechar para el mes de septiembre.

 

“En mi casa también he sembrado unas cuantas cosas, de lo que aquí aprendemos, estos saberes son muy bonitos, nuestro maestro nos cuenta que él lo heredó de su abuelo”.

 

Los estudiantes   han aprendido a  preparar la tierra para la siembra, elaborar composta y medir los tiempos del cultivo de tal forma que se obtenga una buena cosecha.

 

“En las mañanas antes de entrar a clases o en receso venimos a regar las plantas, tenemos ese cuidado hasta que la cosecha ya se dé y entre todos compartimos, en mi caso nunca había visto cosechar zanahorias y me cautivó, es una experiencia muy interesante lo que hemos logrado”, dijo José.

También han creado un banco de semillas, en donde realizan la fecundación de la planta  para después traspasarla a la tierra y pueda dar una mejor cosecha.

 

Cada alumno propone un tipo de cultivo y consiguen las semillas, al final de la cosecha todos se comparten y también se hace el trabajo colaborativo del cuidado de las plantas.

 

Uno de los coordinadores, el profesor José Martín Ramírez López explicó que a pesar de ser maestro de inglés quiso involucrarse en la participación de este proyecto, porque su experiencia   en el cultivo de la tierra,  la heredó de su abuelo y su padre.

 

Dijo que antes de cada cosecha, los alumnos van y preguntan a sus abuelos o padres sobre las técnicas que usan o usaban para cultivar, y eso ha fortalecido mucho el aprendizaje por que se hereda de generación en generación.

 

“Estamos muy contentos porque cada año nos llegan nuevos estudiantes y muchos han aprovechado estas cosechas y las formas de cultivar para reproducirlo en sus hogares, de repente nos dicen que están cultivando rábanos o epazote, o bien zanahoria y cilantro, es emocionante ver que los estudiantes se están llevando a casa este conocimiento práctico que han aprendido”.

 

Guadalupe Sonia Garzón, es otra de las  coordinadoras y explicó que han visto que cada vez más gusta este proyecto entre los jóvenes y a pesar de que no implica mucho tiempo, el esfuerzo por conservar los cultivos es largo.

 

“Durante dos veces al año cosechamos, a veces depende del cultivo, pero por ejemplo los rábanos es más rápido su crecimiento, la cebolla demora algunos meses más , al igual la yuca está tardando, nos dicen que será para septiembre en el regreso a clases cuando podremos ver esta cosecha, y  eso nos emociona por que vemos qué si funciona”.

 

En uno de las paredes del huerto escolar, están colocadas algunas recomendaciones  y especificaciones del cuidado de las hortalizas, dos veces a la semana los estudiantes acuden, cortan lo que ya está maduro y conservan el resto.

 

Humberto Jorge Jiménez,  coordinador  general del Plan para la Transformación Educativa de Oaxaca (PTEO) en la institución dijo que con las acciones educativas que tiene la institución han visto fortalecidos los valores comunitarios, porque los estudiantes observan y practican lo que traen de su casa y otros más los replican para sus saberes personales.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

4siem

4siem1

4siem2

4siem4

4siem5

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *