Debajo de un árbol y en aulas de lona toman clases niños en #Oaxaca

*La educación se imparte con salarios bajos y retenciones

 #Juchitán, Oax. 15 May (#IstmoPress) – Como las primeras escuelas  que tuvieron su origen  en  la década de los 50’s  en las comunidades rurales de México,  donde la educación se impartía debajo de un árbol y en aulas de cartón, así toman  clases 60 estudiantes de la escuela primaria “Cristóbal Colón, extensión colonia Tomás Aquino”  en la ciudad de  Juchitán, quienes son arropados por las ramas verdes de un huanacaxtle que data  de más de medio siglo de  vida.

 

En sus orígenes de este centro educativo, las primeras clases se impartieron debajo del frondoso árbol que en esta época de primavera cubre con sus ramas el intenso sol y mitiga las altas temperaturas, sin embargo con los sismos del mes de septiembre del 2017 , una congregación de origen judía donó las aulas de lona para el refugio de los alumnos en época de lluvia y de viento que azota en esta región del Istmo de Tehuantepec.

 

Las 6 aulas de lona y una de  concreto rustico  y techo de lamina, a partir de las 8:00 de la mañana se abren, y con ello  comienza todos los días de lunes a viernes  las labores educativas de los 10 maestros, que conjuntamente con los padres de familia las han acondicionado con sillas y mesas reutilizables de tal forma que sea útil para la impartición de clases.

 

El piso es de tierra y a pesar de que  las condiciones no son las adecuadas  por el inmobiliario rustico, falta de sanitarios y un espacio propio;  los maestros han visto un aumento  en la matricula educativa  porque además de  impartir las materias básicas  los estudiantes toman  clases de inglés y próximamente  contaran con talleres de música tradicional zapoteca.

 

El árbol, es el sello emblemático de esta escuela por su valor de protector de los rayos del sol para la recreación de los estudiantes, quienes a modo de diversión entrelazan sus brazos para abrazarlo por su extenso tronco y su gruesa corteza.

 

Esta escuela primaria se  fundó hace dos años, por maestros que pertenecen al   recién creado Sindicato de Trabajadores de la Educación en  México (Sitem) que agrupa a unos 3 mil profesores oaxaqueños, después de la Sección 59  del SNTE  con 4 mil agremiados y de la Sección 22 de la CNTE con 16 mil integrantes.

 

Además de las condiciones limitadas  en cuanto a inmobiliario y equipo con la cual imparten las cátedras, los maestros de esta institución y de este gremio magisterial también se han enfrentado a la retención de salarios por parte de la dependencia de gobierno que es el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo).

 

Abigail Magariño Cabrera tiene 4 años de experiencia docente y dos en esta institución educativa y ha sido una de las maestras que ha sufrido esas afectaciones, antes cobrada en modo electrónico y ahora en cheques y en otra región del estado, cada mes acude a Tuxtepec Oaxaca por sus pagos.

 

Los maestros de esta institución que en su mayoría cobran 4 mil 800 pesos destinan una buena parte de su salario a los pasajes, material de trabajo y también aportaciones para eventos deportivos y festejos anuales como Día del Niño y Día de la madre.

 

“Ser maestra me ha enseñado a mirar con otros ojos, volverme más sensible y compartir mis días con niñas y niños que anhelan una educación, ellos no saben de sindicatos y tampoco de conflictos, solo quieren escuchar a alguien pararse y que les enseñe, con esa mentalidad estamos todos, de compartir lo que sabemos y seguir creciendo educativamente”.

 

El terreno donde se ubica la escuela es prestado por la asociación de colonos Tomás Aquino de Juchitán, y ahora el mayor anhelo de los padres y los profesores es qué se les pueda donar un terreno y construir su escuela.

 

Rosalino Morales Carrasco, director de la escuela y con 16 años de servicio educativo explicó que han realizado gestiones para conseguir un terreno y construir una escuela, reconoce que no ha sido fácil porque el estigma de no ser de la sección 22 de la CNTE los persigue sin embargo acepta que el reto es dar clases y ya.

 

Asegura que para las autoridades de México,  el trabajo del maestro está devaluado y nadie voltea a mirar el salario bajo que reciben, que apenas y alcanza para mantener una familia, por lo que optó trabajar los fines de semana como chofer y obtener un ingreso extra.

 

Los padres de familia representan la parte esencial para el funcionamiento  de esta escuela, Nancy Celaya es mamá de Armando Sánchez Celaya de 12 años de edad, quién cursa el sexto grado,  todos los días invierte 30 pesos en moto  taxi, vive en una colonia que se localiza a 20 minutos pero asegura  ha valido la pena el cambio de escuela para su hijo, porque ha mejorado en sus calificaciones y relaciones con sus amigos.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

esc 2

 

esc 3

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *