Obra inconclusa en hospital pone en riesgo a recién nacidos en Juchitán

#Juchitán 06 jul (#Istmopress) .- Recién nacidos que están internados en el Hospital General de Juchitán “Macedonio Benítez Fuentes” se encuentran en peligro de que sus padecimientos se compliquen debido a que la obra de ampliación de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (Ucin) está inconclusa.

A finales del mes de marzo autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) comenzaron a desmantelar las instalaciones de la Ucin con la promesa de que la obra concluiría en un plazo de un mes y medio debido a que es un espacio catalogado de mucha utilidad para padecimientos intensivos de bebes recién nacidos, sin embargo han transcurrido 90 días y se encuentra en un 10 por ciento de avance.

En las instalaciones únicamente se observa un albañil que con un cincel y un martillo golpea fuertemente la pared de uno de los cuartos, mientras en el resto de los espacios se carece de paredes, muros y de instalaciones eléctricas sin dejar atrás las puertas, ventanas y todo parece una obra sin pies y cabeza.

El Hospital General de Juchitán construido en el año de 1991, es la única instancia de salud pública en todo el Istmo de Tehuantepec que cuenta con esta unidad de cuidados intensivos neonatales la cual obtuvo su certificación hace dos años y aun lo mantiene a pesar de que el nosocomio perdió el suyo en diciembre del año pasado por la carencia de insumos, medicamentos y abandono de las autoridades.

En la clínica el área de pediatría se divide en cuatro zonas “Pediatría”, “Ucin”, “Cuidados intermedios, crecimiento y desarrollo” y “urgencias” de los cuales actualmente todos los recién nacidos están juntos lo cual incrementa el riesgo de una complicación a la salud de los pacientes neonatales.

El responsable del área de pediatría del Hospital General, el medico Luis Alberto Sánchez Orozco explicó que viven una situación critica dentro de este inmueble por falta de conclusión de la obra, primeramente porque las dos camas habilitadas para pacientes graves se traspasaron al cubilo de pediatría sumado a los seis del área de pediatría, es decir todos los pacientes neonatos conviven sin espacio.

Al recorrer el área de pediatría, se pudo observar de la gran hazaña que realizan las enfermeras y los siete pediatras a cargo de esta unidad, los cuales cuidan a cuatro pacientes recién nacidos en sus encubadoras los cuales están sin espacios y con los equipos casi encima de ellos.

A esto se le suma el área de pediatría en donde llegan menores de meses a doce años de edad con diversos padecimientos entre los mas frecuentes diarreas, vómitos, temperatura y enfermedades bronco respiratorias , siendo los mas graves dos pequeños con leucemia, los cuales no han podido trasladarse a la capital oaxaqueña porque el seguro popular no cubre los gastos de la ambulancia que oscilan en 4 mil 500 pesos por paciente.

“Como médicos estamos en un hilo muy fino y delgado, nosotros hacemos lo que esta en nuestro alcance humanamente posible, pero si los recién nacidos que tenemos internados se complica su estado de salud, los familiares nos culparan y no sabrán entender que no podemos brindarles salud de calidad porque nuestra área esta sufriendo una remodelación que el estado no ha concretado”, expresó el pediatra.

Añadió que esta situación se ha tornado caótica, al grado de que las enfermeras han querido parar la unidad por esta gravedad de las cosas, sin embargo dijo lo han pensado infinidad de veces porque dijo a ¿Dónde se irían estos recién nacidos?, ¿Qué harán sus padres cuando son pobres y no cuentan con recurso económico?.

“Exhortamos a las autoridades del estado de Oaxaca a que concluyan la obra, ellos nos dicen que por los bloqueos carreteros no han podido cumplirnos, pero es mentira, porque a finales de marzo comenzaron a desbaratar toda la unidad para remodelarla, creo que es más la falta de sensibilidad y de sentido de no concebir la gravedad del asunto”, expuso.

Hace tres semanas (13 de junio), la delegación sindical del Hospital a cargo de Juan Orozco Moreno informó al personal medico, administrativo y de enfermería que suman 400 trabajadores la situación agonizante de la unidad medica por la falta de insumos y medicamentos aunado a la entrada en vigor el pasado 1 de junio de la universalización de la salud, por lo que decidieron mantenerse de brazos caídos y cerrar la atención a consulta externa y solo atienden urgencias y hospitalización.

El hospital civil de Juchitán, fue fundado el 16 de octubre de 1991 y actualmente es catalogado el segundo nosocomio con mayor productividad del estado de Oaxaca, a pesar de que su capacidad se ha duplicado a un 200 por ciento, cuando sólo cuenta con 60 camas para atender unas 500 consultas diarias en una jornada laboral normal, atiende a pacientes de los 42 municipios además de las localidades limítrofes con el estado de Veracruz y Chiapas.

Este edificio de salud, atiende a pacientes en el área de consulta externa y urgencias, cuenta con nueve especialidades entre ginecología, pediatría, cirugía general, oftalmología hasta nutriología, además de brindar servicio en el área de Rayos X, laboratorio, puesto de sangrado, mastografía y cuenta con una Unidad de Cuidados intensivos Neonatales (UCIN).

Los familiares de los pacientes tienen que adquirir medicamentos tan comerciales como el paracetamol pasando por antibióticos como Ceftriaxona, levofloxacino y cefotaxima que en farmacias de medicamentos genéricos llega a costar en 300 pesos cada unidad, el cual el enfermo utiliza entre siete y diez dosis.

Diana Manzo/Corresponsal

especial 2

especial 3

 

 

 

 

 

 

especial

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *