La boda de la princesa Lagarto, rito ancestral en Huamelula

#Huamelula 01 julio (#istmopress).- La “niña princesa” lagarto, bautizada el pasado 29 de junio con el nombre de Emma Elizabeth Santiago “Cucú” García, fue aceptada en matrimonio por Víctor Aguilar Ricardez, presidente municipal de esta población, tras un largo diálogo con los mareños quienes presentaron a la “princesa” ataviada con un traje de novia en el Palacio Municipal.

Con esta ceremonia, el pueblo Chontal de San Pedro Huamelula culminó la celebración anual en honor a su santo patrono San Pedro Apostol, la cual enmarca un rito aún más antiguo: el pacto del cielo y la tierra, para lograr la paz y el equilibrio entre los pueblos vecinos y la misma naturaleza.

El bautizo

De manera solemne, la princesa lagarto fue llevada por los mareños al templo de Santiago Apostol, una construcción del siglo 16, ubicada en lo alto de la colina. A las 10:00 horas, la comunidad se reunió para esta celebración.

Al finalizar la misa católica, la princesa acompañada de los”Mareños, “Negros” y los “Turcos”, ofrendaron danzas  al Santo Patrono dentro del templo, para después celebrar en el Palacio Municipal, con música, bailes y estofado de res.

José Manuel Santiago, Primer Capitán de los Mareños y padre de la princesa Lagarto, esperó cuatro años para tener este honor , durante los cuales participó activamente ascendiendo de cargo en esta celebración,  a pesar que por razones de trabajo radica desde hace años en la república de Guatemala.

La  madrina, Diana Laura Pomposo de 23 años, estudiante de la licenciatura en Enfermería dijo que participar en esta tradición es un una forma de contribuir con su pueblo, en fortalecer esta ceremonia que distingue al pueblo de San Pedro Huamelula entre todos los pueblos de Oaxaca.

La tradición

Juan Espinosa Hernández, regidor de Usos y Costumbres, explicó que esta fiesta inició décadas después de la construcción del templo católico, edificado por frailes Dominicos en el año de 1703, y que desde entonces ha tenido modificaciones, sin embargo aseguró que la esencia permanece.

En esta tradición se entremezclan mitos prehispánicos y católicos, así como hechos históricos entre los que destaca la guerra entre moros y cristianos, y la propia guerra entre chontales y los Ikoots de San Mateo del Mar, así como la luchas de pescadores de la costa de Oaxaca contra los piratas holandeses, y finalmente como una remembranza de la conquista española, afirma el historiador.

Todo inicia el 23 de junio con las danzas y representaciones teatrales de la pugna entre personajes como “negros”, “turcos”, “mareños “, “muliatas” y “caballeros” que luchan entre sí por la supremacía del territorio, y culmina el día 30 de junio, con una fiesta donde los chontales retoman el control de su pueblo, a través de enlaces matrimoniales.

Al respecto el presidente municipal de Huamelula, Víctor Aguilar Ricardez dijo que para él es un honor cumplir con esta ceremonia en la que el pueblo noble de los chontales sede bienes materiales y acepta nupcias con la princesa de los ikoots (huaves), así como acepta a la princesa de los “negros” y paga por “muliatas” (hombres vestidos de mujer) y compra mercancías a los “turcos”, con el objetivo de alcanzar la paz y el equilibrio para todos.

El 30 de junio los 5 grupos de danzantes caminan por las calles con música, tratando de “conquistar” a las personas que se encuentran en su camino; de acuerdo a la tradición antes sólo eran 12 personas las que participaban por cada grupo, ahora no se restringe el número de danzantes, lo que permite la participación de niños y jóvenes.

La ceremonia no guarda mayor solemnidad que el respeto y la reverencia que se merece la “niña princesa” lagarto, pero a la usanza de la costa, los diálogos discurren entre alusiones sexuales, que de una u otra forma comprometen a la autoridad municipal para “responder” por los “ultrajes” cometidos en contra de la princesa lagarto o contra “muliatas” o contra la “niña” de los “negros”.

También de manera jocosa, retoman en su discurso aspectos de lo que vive el pueblo cotidianamente, las nuevas tecnologías como las redes sociales en internet, los bloqueos carreteros, entre otros aspectos de tinte político y social.

El momento solemne llega con la reminiscencia de los ritos más antiguos de los Chontales: los mareños ofrendan mezcal, pozol y caldo de pollo a las autoridades, quienes comen hincados en un semicírculo, tras este cortejo y la aceptación del casamiento, las autoridades bailan uno a uno con la princesa, entre atarrayas y máscaras, el pueblo Chontal celebra la paz en Huamelula  y pide a la naturaleza y a los dioses prosperidad para los suyos.

Los personajes

Los Negros son personajes agresivos pero divertidos piden dinero mostrando un permiso del Ayuntamiento.

Las Muliatas son hombres vestidos de mujeres, mandan besos y venden bailes a los pobladores

Los Turcos al igual que los Negros portan máscara, pero en su caso son blancas, están armados y llevan al presidente productos (actualmente hasta le ofrecen computadoras).

Los Caballeros son los vigilantes del pueblo Chontal que recorren el pueblo a caballo.

Los Mareños (son los huaves o ikoots) que recorren el pueblo con la princesa lagarto y cantando para que baile aquel varón o mujer que brinde una cooperación.

Texto: Martín Vargas / Agencia de Noticias Istmopress

Fotos: Jacciel Morales / Agencia de Noticias Istmopress

Video: Maay Toledo / Agencia de Noticias Istmopress

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *