Damnificados piden a Toledo que llegue a Juchitán para agradecerle su apoyo

#Juchitán 09 Noviembre (#Istmopress).- A dos meses del terremoto de 8.2 grados que devastó gran parte de la ciudad de Juchitán, la ayuda solidaria del pintor zapoteca Francisco Toledo ha sido importante para los damnificados a través de la instalación de 45 cocinas comunitarias representadas por mujeres voluntarias, quienes elaboran alimentos y los comparten de forma gratuita.

En la séptima sección donde quedó afectada por el fuerte sismo se instaló la primera cocina comunitaria frente al domicilio de Trinidad López Morales justo al lado de la iglesia Esquipulas, en este espacio 12 mujeres se han encargado de cocinar alimentos tradicionales para los suyos y uno de sus mayores anhelos es conocer al pintor, por lo que le pidieron visite esta tierra zapoteca.

El mensaje de las cocineras quienes son damnificadas es que Francisco Toledo las visite y ellas puedan agradecerle todo el apoyo, inclusive de forma humorística expresaron que si él se anima a ser candidato en el 2018 para presidente municipal, gobernador e inclusive presidente de la república, ellas encabezarían la lucha.

Alma Rosa Regalado, Nereida López, María Asunción Sánchez, Soraida Luis, Antonia López, Trinidad López, Dorian García, Ofelia López, Lizbeth del Carmen López, Claudia Edith López, Luz Divina Orozco y Manuela Sánchez; son las 12 mujeres que se han convertido en las cocineras de la primera cocina comunitaria que instaló el maestro Toledo en Juchitán.

No hay palabras para agradecer al maestro Toledo expresaron, pues su bondad de instalar las cocinas ha sido un gran apoyo en esta situación de emergencia debido a que muchas son artesanas y sus esposos obreros y no tienen empleo.

“No se que haríamos sin este apoyo, el maestros nos esta apoyando con alimentos desde verduras, frutas, tortillas, pan, hasta carne y pollo y seguimos necesitando esta ayuda porque la economía aún no se normaliza, nosotras somos la mayoría artesanas, elaboramos huipiles y enaguas y otras son costureras, no hay empleo”, señalaron.

El comedor comunitario se ubica debajo de una gran lona que consiguieron de donativos de la sociedad civil, ahí están instaladas las mesas donde pican las verduras y también los fogones con leña, a veces por la intensidad del viento que levanta el polvo de los escombros se efectúa dentro de la vivienda de Trinidad.

“Entre todas nos ayudamos para cocinar, es muy bonito lo que se ha logrado, nos hemos familiarizado entre vecinos, aquí contamos chistes, pasamos un rato agradable y nos olvidamos de las réplicas del sismo”, dijeron.
Desde un día anterior las cocineras visualizan los alimentos que se ofrecerán a los comensales, algunas veces cocinan lentejas, otras mole de camarón y hasta tortas de atún, a las 7:00 de la mañana comienzan los preparativos para el desayuno y a después del medio día los de la comida, por la noche se ofrece café con pan.

“Por las tardes mientras tomamos el café con pan vamos planeando los alimentos que se preparan al día siguiente, por ejemplo este miércoles preparamos queso frito con frijoles para el desayuno y en la comida sopa de huevo, todo lo que hacemos es para ayudarnos entre todos, aquí no se paga nada, al contrario se dedica mucho tiempo pero estamos contentos de hacerlo”, dijeron.

A esta cocina comunitaria llegan alrededor de 80 personas diariamente, traen sus recipientes y se les sirve los alimentos, llegan niños, adultos y también personas de la tercera edad.

También realizan cooperaciones entre ellas, a veces para comprar un pollo o carne y para el condimento como el achiote, ajo y hierbas de olor.

“Entre todas le ponemos el sazón a la comida, y nos gusta como nos hemos organizado porque el único objetivo es que los alimentos lleguen a los que no tienen y son muchos todavía, la situación de emergencia al parecer ya pasó, pero la reconstrucción será mucho mayor, la gente se quedó sin casas y otras sin folio”, señalaron.

Las damnificadas exhortaron al maestro Toledo a seguir prevaleciendo vivas las cocinas comunitarias y evitar cerrarlas porque si no fuera por su ayuda sería una gran desesperación debido a que impera grandemente la falta de empleo.

*Más de 120 toneladas de ayuda para las cocinas comunitarias

Según los coordinadores de las cocinas comunitarias en Juchitán, se han brindado más de 120 toneladas de ayuda a estos sitios para que los damnificados puedan alimentarse.

Diariamente se dotan 400 kilogramos de tortillas y 4 mil piezas de pan y semanalmente se entregan tomates, cebollas, papas, zanahorias además de alimentos.

Sumado a las 45 cocinas comunitarias también han apoyado a 73 cocinas que llaman “especiales o independientes” los cuales son administradas por pequeños grupos de vecinos organizados.

“La idea es no embodegar nada, todo se entrega a las señoras, vienen muy animadas y les compartimos esta ayuda del maestro Toledo y amigos que se han sumado a la colecta por Juchitán que gente solidaria ha dado y este apoyo es que se ha brindado para los damnificados”, expresaron.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

DM5A4861

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *