Dramático / Mario Alberto Guzmán Hernández

Ayer por la tarde se jugo los 4 de final vuelta, Real Madrid y Juventus, partido irreconocible. El equipo italiano salió con todo al ataque, tuvo mucha posesión de la pelota, mantuvo un ritmo ofensivo en zona baja y medio campo. Douglas Costa fue el dolor del Madrid por el lado derecho, nadie podía detenerlo, era una bestia descomunal, en el mano a mano dentro del área. Manzukic sorprendió con doblete, después de temporadas atrás donde no podía consolidarse con el gol. Hizo varias funciones de volante por derecha, media punta, y al final de único 9 arriba. Massimiliano Allegri hizo el 3-5-2 en el primer tiempo, a 10 minutos del final el equipo madridista empezó a meterse al área rival, con pelotazos largos de 50 metros, en busca de su prócer Cristiano Ronaldo para que matara y finiquitara el juego. Empieza la segunda parte y Real empieza a jugar defensivamente, dejó de producir jugadas colectivas hasta que llega al 62 el gol de la Juve, donde Keylor Navas se come una papaya. A raíz de eso cambia el parado táctico; Allegri al 4-2-3-1, dejó a Higuain de delantero, mientras que Manzukic regresó a jugar de media punta, tal como lo hizo en el primer tiempo. Cristiano desapareció del espectáculo, hasta que al 91 se marca el penal que tanto se habla, me puse analizarlo y Benatia le pone la mano en la espalda y revienta la pelota, para mi eso nunca se tuvo que haber marcado. Tenia mejor apreciación el 5 arbitro o el asistente 1, al final inmerecidamente terminó ganando el Madrid, y pasa a la semifinal con un final dramático y polémico.

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *