Víctor Fuentes / Alberto Toledo expone “Vivir entre líneas” en la Galería Gubidxa

El artista creóexprofeso el mural: “Vivir entre líneas”, una metáfora a la manera poco ética en laque las empresas oligárquicas se apoderan delas voluntadesde, los cientos de abuelos istmeños. Deslumbrados, ante el inminente poderío económico, que pensaban les traería el progreso, de entre ellos, algunos ofendidos y no pueden decir por temor a ser silenciados.

El trabajo artístico de Alberto Toledo, conocido también como “El rey sin corona” tiene ese rostro que lapida, denuncia y provoca repensar el alcance de estos medios, que todos le llaman desarrollo, tiene el mural una figura central por donde el ojo inevitable se detendrá, una torre de hélices quietas tiene en su cuerpo trazos con rostros de muerte, o seres que transmiten duelo prematuro, con bocas ausentes, toman una actitud de sumisión.

Esta configuración encaja con la preocupación regular de la gente que ha sentido amenazada la tranquilidad, y además encontrarse con arte de denuncia social es muy poco frecuente, o quizás menos explícito, Alberto Toledo lo prefiere así, es un niño quien pone al lado de la torre, este que con energía arranca una milpa, y mira sus raíces mientras es saeteado como un San Sebastián, sin la sangre que debiera chorrear, el niño alza el puño derecho, para contemplar la tierra que escurre.

Junto con el mural “Vivir entre líneas”que muestra el trabajo artístico de este joven originariode La Ventosa, agenciade Juchitán de Zaragoza Oaxaca, y es, en este último lugar que lo ha cobijado como artista, donde ha expuesto de manera colectiva y donde tomó sus primeros talleres con el maestro Miguel Ángel Charis, en su Taller XubaZiña. Aunque sus estudios formales los realizó en Instructoría en artes plásticas de la UABJO, a la distancia confía más en esos espacios de talleres donde el artista encuentra mejor libertad de formación.

Esta serie aborda rostros sacados entre los trazos, como lo es “Rey migu” las líneas guían el pincel, o el pincel busca expresar ideas, que se entretejen o enmarañan, para decir “Bidxaalábeeu”donde todos los trazos llenan el cuadro, este juego con colores contrastantes, dan cuenta de un dominio pausado, o un gusto por el misterio. Donde las líneas reflejadas en su trabajo son una interpretación de la vida misma, ya que una línea es un conjunto de puntos, algo fluido, sin pausas, sin prisas. -Apunta-.

Al crear dípticos, este dominio de los contrastes se hace presente, y mantiene las líneas que van formando nuevos personajes, que lo mismo son instantes de personas y escenas que le han marcado en su experiencia cotidiana.

Con las obras de Alberto Toledo, hay una atrevida raya que me evoca “Es una traviesaesa raya” de Camen Leñero, que propone esa raya como un elemento vivo de la imaginación y cuando esta se desdobla no hay quien la pare. Se sale inevitablemente de nuestro ser, viaja,retrocede, pero jamás se detiene.

La misma Leñero, en su ensayo de 2010, sobre las artes, advierte que el arte cuesta trabajo, pero no es un trabajo; no genera valor, sino sentido. El oficio de hacer arte es arduo, pero es natural. Con ello podemos decir que el trabajo de pintar solo es algo que habita en nuestro cuerpo y hay siempre necesidad de sacarlo, decirlo,nombrarlo, y en estecaso, representarlo.

No dejen de visitar la exposición, muy corta temporada.  Los esperamos en Calle Emiliano Zapata # 15. Unión Hidalgo, Oaxaca. En el barrio Inocentes.

Víctor Fuentes 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *