Sedatu quiere derrumbar mi casa para hacer válidos los 120 mil pesos: Damnificada

#UniónHidalgo 24 octubre (#Istmopress).- Elsa Morales Cruz es damnificada por el terremoto del 7 de septiembre en la localidad de Unión Hidalgo, su vivienda según los funcionarios de Sedatu quienes llegaron a verificarla fue catalogada como “perdida total no habitable”, sin embargo a los 15 días posteriores contrató un arquitecto privado quién le recomendó que podría “salvarla y rehabilitarla” y aceptó, ahora Sedatu insiste en derribarla para hacer validos los 120 mil pesos, ella se opone.

La vivienda de Elsa es tradicional, de techo de tejavana con palos de madera y paredes de ladrillo, el fuerte movimiento del terremoto le causó grietas y afectaciones, se cayeron algunos pedazos de tejas y también de lodo, desde el 7 de septiembre nadie la habita y todas las pertenencias las han retirado del espacio, la casa luce vacía y está de pie.

La damnificada ha recibido en menos de 10 días la visita de dos funcionarios de Sedatu quienes insisten en demoler la vivienda, ella se opone porque asegura su “casa puede salvarse” con base al dictamen externo que recibió, por lo que ahora su mayor preocupación es que por no derribarla no cobrará el apoyo total de los 120 mil pesos que Sedatu estableció para apoyo a las personas con daño total no habitable.

Según Sedatu en Oaxaca sumaron 63 mil 335 casas con algún nivel de afectación , en esta localidad de Unión Hidalgo fueron un total de 2 mil 811 casas de las cuales más del 50 por ciento han sido derribadas muchas por el condicionante de que si no “derriban” no cobran los “120 mil pesos”.

En otros casos, los funcionarios de Sedatu llegaban con el convencimiento de que “todo es gratis” desde el derrumbe y levantamiento de escombros y en muchos más sin recibir una valuación previa de la vivienda por parte de un especialista fueron demolidas.

“A muchos que veo me dicen que se arrepienten de haber derrumbado sus casas pero ya no hay solución, y me preguntan si haré lo mismo y les contesto que no, yo quiero salvar mi casa pero que me respete Sedatu que no es daño total, porque en verdad así es, no se puede habitar, tenemos el temor de que se derrumbe, por eso queremos rehabilitarla, los expertos dicen que se puede y así lo haremos”, expresó.

Elsa no ve necesario derribar su vivienda que fue marcada con el folio 276/001891 cuando un experto le ha dicho que puede salvarla, su preocupación es la insistencia constante de los funcionarios de Sedatu de tirarla solo para que pueda acceder a los 120 mil pesos, de lo contrario solo le tocaría 30 mil porque así lo estipula esta dependencia y se catalogaría como “daño parcial”.

Esta casa además del valor sentimental, tiene uno histórico, pues se ubica en el primer cuadro de la localidad y tiene más de 100 años que fue construida, es herencia de sus abuelos y sus padres.

“Lo primero después del temblor fue ir a ver mi casa, vimos como se le cayeron algunas tejas y lodos, pero las dos planchas como le decimos al tronco de madera más grueso y largo que sostiene la casa no se movió, eso nos motivó a preservarla y reconstruirla, pero ahora no sabemos que hacer, porque nos dicen que si no los derribamos no nos llegará el apoyo completo, entonces que pasará con esos 90 mil pesos, por que se supone el apoyo es de 120 mil pesos”, dijo.

*Sin criterio de conservación de viviendas dañadas de parte de las autoridades: Expertos

La vivienda de Elsa fue valuada por el arquitecto Gerardo de Gyves Ramírez, quién por más de 20 años se ha dedicado a la rehabilitación de inmuebles tradicionales en Oaxaca y es experto en reconstruir viviendas, por lo que su postura posterior a revisarla fue que se podría salvar.

El arquitecto dio a conocer que el Centro nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) tiene una cartilla breve para refuerzo de vivienda rural y de autoconstrucción contra sismo y viento pero que lamentablemente no se está siendo aplicada por las autoridades en esta contingencia.

“Los funcionarios de los tres niveles de gobierno olvidaron aplicar la cartilla del Cenapred en esta contingencia del terremoto, las casas se derribaron a “lo bruto” sin contar con un dictamen previo, nosotros creamos organizaciones locales para defender la vivienda digna, paramos muchas demoliciones, pero en otros casos fue demasiado tarde”, explicó.

Otro experto en materia arquitectónica, Elvis Jiménez López reconoció que algunas casas no tenían solución de salvarse por el daño que sufrieron por el terremoto, pero que muchas otras sí, sin embargo no esperaron obtener un dictamen externo que no fuera la Sedatu.

Dijo que en el caso especifico de la localidad de Asunción Ixtaltepec, la propia autoridad municipal comenzó a derribar las casas y con los escombros generó un gran daño ecológico en el río de los perros en donde los depositó.

“Muchas viviendas no esperaron tener un dictamen previo, algunas personas vieron la oportunidad de recibir un apoyo económico y otras simplemente por su falta de conocimiento los derribaron, nuestras autoridades no tuvieron un criterio de conservación, no hubo planeación, era derribar por derribar”.

Agregó que por una vivienda mediana aproximadamente se generaron 15 toneladas de escombro, y en muchas de ellas no hubo ese cuidado de quitar las puertas y ventanas antiguas, no hubo cuidado de levantar las tejas, los ladrillos y troncos de madera, todo lo derribaron las maquinarias.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

dav
dav
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *