Mantener tradición del día de muertos en el Istmo de Tehuantepec cuesta más de  10 mil pesos

 

#Juchitan 30 Oct (#istmopress) – En el hogar de la familia Robles Sánchez,  Aurelia y sus cuatro hermanos celebraron el primer  Xandu´(Todosantos)  de su  mamá  Juanita Sánchez Santiago, es una tradición de los pueblos zapotecas del Istmo de Tehuantepec, quienes para conservarlo invierten de diez a doce mil pesos.

El ritual comienza nueve días antes con la celebración de rezos que anuncian la llegada de las almas a su hogar, cada uno tiene un costo de 100 y 150 pesos, además del pan y el café que se acostumbra a dar al termino.

Para el 30 y 31 de Octubre en Juchitán y pueblos como Santa María Xadani y Unión Hidalgo,  se tiene la tradición de que los muertos visitan a sus vivos, contrario a otros lugares de la república mexicana donde la celebración se hace el 2 de Noviembre en los panteones.

En los hogares de las familias, a muy temprana hora comienzan a elaborar los altares o biguie´ (retablo de madera), les colocan flores, panes, frutas, velas y los adornan con papel picado.

La palma de coco,  el incienso de copal y hojas de plátano le dan el complemento a la ofrenda de los zapotecas, aunado a los tamales y café que se comparten con los familiares y amigos, quienes los visitan por la tarde y la noche.

Aurelia Robles Sánchez junto con sus cuatro hermanos invirtieron diez mil pesos para ofrendar a su mamá, quién murió el año pasado y que por tradición  de sus abuelos y bisabuelos se debe rendir culto.

Como única mujer, fue la encargada de comprar todo lo necesario para el biguie´ y puntualizó que la flor de muerto (cempasúchil y cresta de gallo) fueron las más costosas en este año, por la sequia que invadió los cultivos.

“Poder rendirle culto a nuestros muertos es caro, pero no podemos evitar hacerlo, en el caso de nosotros, mi madre era muy católica y disfrutaba acudir a estas celebraciones, sería un pecado no cumplirle, no rendirle esta ofrenda”, explicó.

Para el Historiador Tomás Chiñas, la tradición de Día de muertos va más allá de una ofrenda, es revivir la presencia de la persona que murió dentro de su hogar.

“En estos días los vivos disfrutan convivir con los muertos, algunos ancianos dicen que Dios les dio permiso de venir a la tierra  un par de días para saludar a sus familiares, es algo mítico y mágico, que solo la cultura zapoteca ha arropado desde la época milenaria”, expresó.

Con información de DIANA MANZO/CORRESPONSAL

 

 

Deja un comentario en: “Mantener tradición del día de muertos en el Istmo de Tehuantepec cuesta más de  10 mil pesos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *