Por represalia despide alcalde de Unión Hidalgo a policías municipales

#UniónHidalgo 16 Julio (#Istmopress).- Elementos de la policía municipal de Unión Hidalgo denunciaron que fueron despedidos de forma injustificada por el alcalde Wilson Sánchez Chévez, a quién señalan de actuar como represalia debido a que no lo apoyaron durante la pasada jornada electoral del 1 de julio en donde buscaba la reelección municipal.

Los 22 uniformados encabezaron un paro de labores en el kiosko municipal y señalaron que la mañana de este lunes fueron notificados que ya no laboraban en el ayuntamiento de Unión Hidalgo, debido a que fueron acusados de desobediencia y desacato de ordenes, a lo que aseguran es una mentira.

Dijeron que el actual presidente municipal Wilson Sánchez Chévez compitió por la reelección municipal por la coalición Morena, PT y PES pero perdió por lo que en represalia los despidió de sus labores de seguridad.

“El presidente nos acusa de que apoyamos a otro candidato y por coraje y despecho nos despidió, en efecto si lo hicimos pero no en tiempos laborales, lo hacíamos cuando estábamos en nuestro descanso, y lo hicimos porque nadie nos puede obligar a votar por él, somos personas libres y creímos en otros proyecto político diferente, y por represalia nos despidió según él por acuerdo de cabildo”, informó Eloy Toledo López, comandante municipal.

Eloy Toledo López, comandante municipal explicó que se les acusa de brindar protección al presidente electo de Unión Hidalgo pero señaló es una mentira, además dijo ninguno de los trabajadores apoyó al alcalde para su reelección, por lo que es injusto el despido.

“Solo quedaron 8 elementos, pero ellos tampoco lo apoyaron, sin embargo a nosotros, los 22 elementos sí nos despidieron porque nos acusan de cosas no ciertas por ejemplo que le dimos acompañamiento al candidato durante la campaña, y eso es una mentira, nosotros durante la campaña cumplimos con nuestro trabajo, no faltábamos a nuestros turnos, ahora nos corren y nos dejan en la nada”, dijo.

Los uniformados señalaron que con su despido injustificado , ahora solo 8 elementos estarán a cargo de la seguridad de la localidad que reúne a más de 20 mil habitantes.

“Hemos buscado el dialogo pero se niega el presidente a recibirnos, nos dijo que fue por acuerdo de cabildo, y no habrá marcha atrás, nosotros necesitamos el empleo por nuestra familia, ahora vamos a actuar de forma legal, porque esto es un abuso de autoridad”, señalaron.

Los uniformados pidieron al alcalde que dé la cara y los reciba, que los escuche y puedan llegar a un acuerdo laboral.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *