Entre bailes, comida y bebidas, los juchitecos celebran sus fiestas titulares

*En la semana mayor de Velas de mayo se consumen unos 35 mil cartones de cerveza, acuden 30 mil personas y se genera más de 32 toneladas de basura

 

 #JUCHITAN,OAX. 24 May (#Istmopress) – En Juchitán, un municipio ubicado en la región del Istmo de Oaxaca,  se come, se bebe y se baila, el que viene a una vela y no la disfruta es como haber ido a cualquier otra celebración, aquí los bailes son únicos , son de gala,  y se hacen de buena fe, muchos nos han criticado que la cervecera fomenta el alcoholismo,  sin embargo las sociedades manifiestan que  a nadie se le exige beber alcohol, cada uno lo hace por su propio gusto.

 

Año con año desde hace más de un siglo, en esta peculiar ciudad se  realizan las fiestas nocturnas, llamadas velas, que en el mes de mayo alcanzan su máximo esplendor, son 20 los festejos nocturnos, además de su paseo con carros alegóricos  de flores y frutas y la tradicional lavada de ollas, la cual es una fiesta vespertina.

 

En este 2019 las velas nuevamente se reactivaron después de que el año pasado por acuerdo de las sociedades, que son las agrupaciones organizadores se suspendió  debido al fuerte sismo  del 7 de septiembre del 2017 que dañó más de 40 mil viviendas en esta zona de Oaxaca, y se vivía una situación de reconstrucción física y emocional.

 

 

Las velas titulares de Juchitán toman fuerza en la ultima semana  de mayo que arrancó el pasado sábado 18 y concluirá este domingo 26 de mayo con la “Vela Cheguigo” ubicada en una de las zonas más pobladas de esta ciudad zapoteca.

 

En esta “semana mayor de velas de mayo”  además de aumentar el numero de  visitantes locales, nacionales e internacionales a Juchitán, también  aumenta el número de basura que se genera en la ciudad, en donde no existe una planta de tratamiento de aguas residuales en función y tampoco un espacio donde separar la basura, todo es a cielo abierto.

 

Las clases también se suspenden, pues esta fiesta es comunitaria y tanto adultos como niños disfrutan ver pasar los carros adornados de  flores y admiran la variedad de trajes tradicionales que se usan, es la fiesta máxima de los juchitecos.

 

En esta ultima semana, hasta este sábado en la víspera de la ultima vela,  aproximadamente  se han consumido  unos 35 mil cartones de cerveza, acuden 30 mil personas y se genera más de 64 toneladas de basura entre desechables y unicel.

 

La  vela, es hermanamiento entre ciudadanos, y preserva la cultura de los zapotecas,  quienes bailan sones regionales, visten con trajes típicos, disfrutan comida tradicional, beben alcohol y dialogan en su lengua materna, el zapoteco.

 

En este mes de mayo, los zapotecas y zapotecos, así como invitados, habrán gastado un aproximado de 10 a 12 millones de pesos, para la realización de las velas, además de compra de vestimenta típica, accesorios y antojitos gastronómicos sin tomar en cuenta el pago de las agrupaciones musicales, vigilancia, cohetes.

 

Al llegar a la vela, los invitados se concentran en puestos o espacios, los cuales ocupan socios, es decir son aquellos hombres y mujeres  quienes por años acuden a la celebración y se han ganado su lugar por herencia de sus padres y abuelos.

 

Los hombres cargan en sus hombros los cartones de cerveza, mientras que la mujer lleva envuelto con un pañuelo  blanco su cooperación, la cual llaman limosna, siendo la cuota mínima de 50 pesos, que consiste en un apoyo económico, que se le entrega a la anfitriona de la noche, que en este caso es la mujer, la  jefa de familia.

 

Las Velas en Juchitán según datos del investigador juchiteco Tomás Chiñas Santiago, son  rituales y adoraciones a los elementos de la pródiga naturaleza, pues se adoraba a los peces y al mar, al maíz, al lagarto, entre otros.

 

En este 2019, las fiestas titulares de Juchitán cumplen 162 años de festejarse, aunque no existe un registro seguro, los datos registran que fue en el año  de 1857, cuando se originó la primera vela, aunque otros dicen que es un festejo prehispánico.

 

El cronista detalló  que en las antiguas celebraciones del pueblo de Juchitán, se realizaban ritos y ceremonias destinadas a enaltecer a los dioses, se danzaba, se consumían frutas, como en la en la Vela (Biadxi) en donde se reparten ciruelos .

 

 

Y es precisamente, con la Vela  Santa cruz Biadxi (zapoteco)  con la que comienza está ultima etapa donde se realizan las principales velas, en donde  también destacan  la vela  Calvario, Angélica pipi, San Isidro Labrador, San Vicente Ferrer Chico y al Santo Patrón de los juchiteco, San Vicente Ferrer.

 

 

En este 2017, la Vela Biadxhii, cumplió 112 años de conmemorarse, con 35 socios que asisten con sus invitados de honor, les ofrecen bebidas refrescante, cervezas y comida típica  de los pueblos zapotecas.

 

En esta celebración nocturna, se corona a la reina de las festividades, la cual es una joven que desde el año anterior,  acepta cumplir con esta representación como promesa por las buenas nuevas que le ha dado la vida. En el baile amenizan grupos musicales,  quienes interpretan sones regionales que son los bailes típicos de Juchitán .

 

Un aspecto importante de las velas en Juchitán, es que las mujeres zapotecas lucen sus trajes regionales, no se permite asistir con vestidos, pantalones y blusas mientras los hombres deben ir vestidos de guayabera blanca y pantalón oscuro.

 

*Gasto o inversión

 

Margarita Robles, es socia de la Vela Santa Cruz Calvario, sus padres y abuelos también han sido socios, la herencia ha sido por la fe y lo ha transmitido de generación en generación.

 

En este año, su hija Hefziba Pérez Robles fungió como “capitana de las fiestas” y para cumplir su promesa tuvo una inversión de aproximadamente 80 mil pesos, para ella los gastos son meramente inversión porque ha cumplido con la tradición de su abuela y su madre.

 

“Por la mañana comenzamos a preparar nuestras botanas, aproximadamente son 10 mil pesos y por la tarde comienza el ritual de arreglarnos y vestirnos, como socios debemos estar antes para recibir a nuestros invitados, esto lo hacemos cada año y con gusto, somos una familia que hemos seguido de generación en generación, para nosotros nuestra Santa Cruz  y por supuesto Dios son nuestras muestras de fe”, dijo.

 

En esta vela son aproximadamente 24 socios que se caracterizan por una extraordinaria organización, cada uno coopera 2 mil y también adquiere 10 cartones de cerveza por noche, se ayudan mutuamente y entre todos realizan labores de tequio para poder cumplir con la Santa Cruz Calvario.

 

Geraldina Santiago Velázquez,  es la presidenta de la organización de la vela de San Vicente Ferrer, , es la vela de mayor concurrencia por considerarse en honor al patrón de los juchitecos.

 

Resaltó que una de las peculiaridades de esta vela, es que los socios  dan una cooperación para los gastos que se generé. “Por fortuna la cervecera nos apoya en algunos gastos, pero también los mayordomos, es decir los que encabezan año con año la celebración, también aportan un grupo musical, se gasta más de lo que se invierte, pero lo hacemos por gusto y satisfacción”.

 

Asimismo dijo que la política está separada de la fé católica, debido a que  por acuerdo de las velas, los políticos o candidatos a algún cargo público, no puede utilizar esta tradición para hacer propaganda ni publicidad.  

 

“Tenemos socios que apoyan a partidos políticos, por eso hay un reglamento que dentro de la vela San Vicente Ferrer, los grupos musicales tienen prohibido saludar a los políticos que nos visitan, porque hemos tenido experiencias desagradables y problemas, se trata de una fiesta de hermandad , de fé  y no de quién luce mejor o quién tiene más dinero”, puntualizó.

 

*Vela de la inclusión

 

Después de 15 años de estar vetados, nuevamente en este 2019,   en la vela grande en honor a San Vicente Ferrer, en una de sus fracciones “Lado Sur” que se realiza en las instalaciones de la Asociación ganadera local, se organizó la “Vela de la inclusión” la cual permitió que  los muxes como se les llama a los integrantes de la comunidad de la diversidad sexual ingresar con el atuendo de la mujer istmeña, que es enagua y huipil.

 

“El terremoto además de remover casas también movió conciencias, ellos pensaron que ahora para este año incluirnos como  comunidad de la diversidad sexual que no participábamos debido a que nos excluían y decían que vestirnos con el atuendo de la mujer istmeña era una burla, pero nosotros nunca lo hemos visto así”, declaró Felina Santiago, activista muxe y fundadora de la vela de las autenticas intrépidas buscadoras del peligro.

 

“Celebro la apertura, inclusión  que hacen los socios, los mayordomos y la mesa directiva y que las fiestas son para hermandar, sin excluir a nadie, después de 15 años los muxes podremos entrar vestidas con enagua y huipil y eso no significa que seamos más que las mujeres ni menos”, indicó.

 

Felina Santiago, reconocida por su lucha contra la homofobia y discriminación desde hace más de 30 años dijo que esto será una fiesta de la inclusión y que está agradecida por que “por fin” las sociedades están haciendo conciencia que todos “somos hermanos”.

 

 

 

*Alto consumo de alcohol y generación de basura

 

En este año, se tiene estimado que los juchitecos e invitados, consumieron alrededor de 30  mil cajas de cerveza de la presentación de un  cuarto de litro, es decir, en cada vela que se realizó en la última semana mayor de las velas de mayo , incluyendo baile de gala y lavada de ollas,  se consumen entre mil 500 a 2 mil cajas.

 

No así en la Vela Grande de San Vicente Ferrer que superan las 10 mil personas y por consecuencia el numero de cerveza es mayor y los desechos de plástico también.

 

Según el foro ecológico de Juchitán, esta ciudad genera diariamente 180 toneladas de basura, sin embargo al día por cada vela son aproximadamente de 8 a 10 toneladas diarias, es decir por 20 velas aproximadamente fueron 160 toneladas de basura entre los que abundaron platos y vasos desechables.

 

Esta ciudad no cuenta con  un relleno sanitario en función donde se realice la separación de la basura, en el 2015  el ex presidente de Juchitán,  Saúl Vicente Vásquez obtuvo un recurso para la  construcción de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos que con  inversión de 37 millones de pesos, y que lleva 4 años sin funcionar,

 

Asimismo la planta de tratamiento de aguas residuales no funciona, por lo que los desechos líquidos que genera la ciudad van a caer directamente al río. Un aproximado de 600 litros por segundo de descargas de aguas negras y  decenas de desechos solidos contaminan a diario  El río de los perros  llamado también “Guigu’ Bicu’” en el Istmo de Tehuantepec dio a conocer  Iván Hernández Martínez, Gerente operativo del comité de Cuenca Río de los Perros.

 

*Lucero de la mañana, y la añoranza de vivir el próximo año

 

Al término de cada vela, ya entrada la madrugada, las parejas  se despiden contentas y con algunos alcoholes encima,  los hombres recargan sus manos sobre los hombros de las juchitecas y salen abrazados,  con la esperanza de estar vivos el próximo año, mientras tanto en los pasillos de la pista de baile, se observa un gran río de envases color café, que son las miles de  botellas vacías que se consumieron  como parte de la tradición de las velas.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Fotos Francisco Ramos

vel1

vel3

vel5

vel4

vel2

 

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *