Alza de materiales para construcción y escases de mano de obra retrasan la reconstrucción en el Istmo

#Juchitán 13 (#Istmopress).- El alza de los precios en materiales para la construcción y la disminución de la mano de obra (albañiles) han obligado a decenas de damnificados a esperar la reconstrucción de sus viviendas, por lo que a cuatro meses del terremoto del 7 de septiembre aún viven en refugios temporales de lonas y otros de madera ante los fuertes vientos y el frio que azota en la región del Istmo de Tehuantepec.

En las calles y avenidas de la séptima, octava, novena, quinta y sexta de Juchitán así como en las comunidades de Unión Hidalgo, Chicapa de Castro, Xadani, San Mateo del Mar las familias se refugian en espacios temporales algunos donados y otros creados por ellos mismos en espera de un pronta reconstrucción.

Después del terremoto los materiales para la construcción aumentaron en un 40 por ciento y el precio no es igual en todos los establecimiento, varia de acuerdo a la marca, por ejemplo antes del terremoto costaba entre 1900 y 2300 la tonelada de cemento, actualmente cuesta entre 2 mil 800 y 3 mil 300 pesos.

Algunas empresas tienen a la vista los precios, pero otros no, lo que resalta más es la leyenda de “Aquí aceptamos tarjeta Fonden” .

María Isabel Jiménez López damnificada de la séptima sección de Juchitán explicó que para adquirir el cemento realizó un recorrido por diversos establecimientos en donde la diferencia entre tonelada en algunos era hasta de 500 pesos según la marca.

“El cemento varia de precio, por eso hicimos un recorrido junto con mi esposo y encontramos la tonelada en 2 mil 800 pesos, ese compramos, el detalle es el tiempo de entrega, se han tardado mucho”, dijo,

Otro de los problemas que se enfrentan los damnificados es en el tiempo de entrega, algunas empresas de materiales les han dado plazo inclusive hasta el mes de marzo o finales de febrero.

“Adquirí mi cemento en el mes de diciembre, me dijeron 15 días y han pasado 30 días, no hay respuesta, ya lo pagamos, tendremos que esperar cuando ellos quieran y puedan dejarlo”, señaló.

En cuanto a la mano de obra también se han escaseado los albañiles y al mismo tiempo aumentado sus costos, antes del terremto cobraban entre 300 y 350 pesos, ahora en 500 pesos por jornada, y el ayudante antes en 150 o 200 pesos y ahora en 350 pesos.

“Tuvimos que contratar mano de obra proveniente de Veracruz para avanzar con la reconstrucción, y mi vecino por ejemplo su hijo le trajo albañiles de la capital oaxaqueña, cobran mas caro, se les da alojamiento y comida, a todo eso nos enfrentamos”, explicó Sofía Rodríguez Ruiz, de la novena sección.

Por su parte, la delegada federal de Profeco en Oaxaca, Rebeca Cervantes Navarro explicó que ante las denuncias hechas por las ciudadanía están supervisando que en los expendios de materiales para construcción aparezca el precio de los productos para que no exista engaños y quejas.

“Vamos a reunirnos con transportistas de arenas y gravas y también con establecimientos para pedirles que no encarezcan los precios de los materiales, tenemos varias quejas en todo el Istmo sobre esta situación, lo que pedimos es que tengan a la vista de los compradores los precios, eso es importante”, señaló.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

sdr
sdr
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *