“Mi vida cambió completamente”: Zaria Abreu vive con Long Covid, una enfermedad no reconocida en México

#Oaxaca 27 May (#Istmopress) – El 2020 marcó un precedente, la pandemia del Covid-19 paralizó el mundo. En marzo del 2020, Zaria Abreu, una mujer de 49 años de edad, enfermó de este virus y desde entonces todos los días vive con miedo de morir y, a veces, ganas de ya no vivir debido a lo difícil que es enfrentar el Long Covid o Covid Persistente.
1653688346409
En México, el Covid Prolongado como también llaman al “Long covid”, no es una enfermedad reconocida por las autoridades sanitarias aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó el “Síndrome Post Covid” en la Clasificación Internacional de Enfermedades en diciembre de 2020.

Países como España, Argentina, Sudáfrica o Estados Unidos ya existen protocolos para los pacientes y ensayos clínicos en busca de un medicamento que permita una sobrevivencia digna. El anhelo de los pacientes con Covid Persistente en México es que algún día puedan ser atendidos en clínicas de primer nivel, llamados centro de salud o casa de salud, que hasta ahora es una utopía.

“Es un sufrir constante” dice Zaria mientras narra todo lo que ha pasado en estos dos años de su vida. Escritora por pasión, la mujer vive con síntomas de activación mastocitaria, dolores constantes en sus articulaciones, taquicardias y un sinfín de padecimientos que la tienen discapacitada.

Para sobrevivir toma de 12 a 13 pastillas al día y no puede salir de su casa, porque si se contagia corre el riesgo de morir. Su cuidador de tiempo completo es su esposo, un músico al que también le cambió la vida, porque tampoco puede salir, por riesgo a contagio y afectar a Zaria en este padecimiento.

“Mi vida cambió completamente, adaptamos nuestra vida al home office, somos freelance y no tenemos acceso a seguro ni prestaciones, entonces lo que hemos hecho es conseguir trabajos a distancia para nuestra sobrevivencia”

Zaria gasta mensualmente entre 15 y 20 mil pesos en medicamentos, por fortuna ha logrado la empatía de amigos y conocidos; algunos médicos no le cobran consulta y otros le ayudan con medicamentos.

Contar su padecimiento no es para revictimizar, su mayor ilusión es que las autoridades de salud de México reconozcan al Long Covid como una enfermedad, al cual se atreve a decir afecta a por lo menos el 30 por ciento de personas contagiadas por el virus del Covid-19.

La salud emocional también se ha visto afectada en Zaría, perdió muchas amistades y enfrenta algunos episodios depresivos, debido a llevar dos años luchando contra una enfermedad no reconocida ni tratada en nuestro país.

Las redes sociales han sido su autoayuda. A través de sus denuncias en twitter ha logrado causar empatía y acercamiento a otros pacientes.

“A diario me escriben entre 6 y 8 personas que viven con Long Covid, la mayoría son mujeres y tienen de 30 años en adelante (aunque la enfermedad ataca también a niños, adolescentes y personas adultas mayores), hemos creado talleres para sobrellevar esta enfermedad, creemos que es un acto de resistencia conocernos, saber que existimos y crear lazos de defensa de la vida, porque hay días que parece que ya no habrá otro”.

Su voz ronca y entrecortada se cansa de narrar todo lo que padece. “Sí la gente no me viera y no me conociera, no me creería todo esto que vivo, es algo que te tumba, que no te deja respirar, que te ahoga en las noches, nada ha sido igual a mi vida desde que tengo Long Covid”.

Para sobrellevar este padecimiento, Zaria creo redes de “autodefensa disca” como ella las llama, en donde a través de experiencias y conocimiento ha aprendido a no sentirse única ni a solas, a reconocerse y saber que entre pacientes se ayudan.

El uso constante de inhaladores, de broncodilatadores y de pastillas contra la colitis y gastritis la tienen en un estado débil, no se rinde, pero no sabe hasta cuando, no hay un tratamiento, no hay un reconocimiento, no hay nada, al contrario, “en México la mayoría de los médicos dicen que se trata de una enfermedad psicosomática, eso es un error, eso es violentar nuestro derecho a la salud”, narró.

Su mayor sueño es volver a su natal Oaxaca a vivir, no sabe sí los últimos días, pero el Long Covid la tiene muy dañada y el tema económico también es un impedimento.

 

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *