El coronavirus sí existe,  yo me quedé sin mamá : Jimena Juárez

*“Nos ven como los apestados de la cuadra”

#Juchitán 20 Jul (#Istmopress) – Jimena Juárez  no puede con su dolor, siente que los días pasan muy lentos y sus lagrimas no dan para más llanto,  hace tres días su madre falleció, después de vivir dos días con síntomas del Covid- 19.

20 Jul coronavirus existe

Elena  tenia  58 años de edad y era originaria de Juchitán Oaxaca, una de las ciudades de Oaxaca  en donde  se ha dado un crecimiento acelerado de casos activos y defunciones por este nuevo virus, por lo que las autoridades decretaron a partir de este lunes cierre total  de comercio y actividades por cinco días.

 

No pudo velarla ni mucho menos darle un entierro digno como hubiera querido y como se vive el ritual a la muerte en esta zona de Oaxaca, le duele, esta  vez no hubo flores ni velas, tampoco  vecinos ni amigos que la acompañaran, nada de eso ocurrió, Jimena y sus hermanos prefirieron cremar el cuerpo de su madre y sus cenizas dejarlas en el panteón Domingo de Ramos, donde reposan al lado de su padre.

20 Jul yo me quedé sin mamá1 

Según los reportes de la Regiduría de Panteones del ayuntamiento de Juchitán , el día que Elena se enterró, otras cinco personas  más también fueron sepultadas, tres de ellas por coronavirus y dos por paro respiratorio.

 

Desde hace 15 días  los números de defunciones han crecido en Juchitán, suman más de 80 personas que han perdido la vida a causa de este virus , según el registro de fallecidos que reporta la autoridad municipal, contrario a lo que indica la autoridad de salud que reporta solo 21 defunciones en Juchitán Oaxaca.

 

Jimena  toma un respiro  y exclama : “El Covid-19, esta bendita enfermedad claro que existe, a mi me dejó sin mamá, por eso debemos cuidarnos y no dejar que nuestros familiares fallezcan, todo pasa muy rápido, que ni cuenta te das, de repente vez a la persona que ya no respira, y ya murió, así me paso con mi madre”.

 

Desconoce donde pudo contagiarse su madre. “Solo acudía al mercado y a la tienda de la esquina, mi madre ni salía, mis hermanos y yo somos los que andábamos en la calle por la necesidad  del trabajo, del empleo, porque no tenemos uno seguro, pero ella nunca salía”.

 

Además de la tristeza, la preocupación ahora son los gastos funerarios que aún se adeudan, pues los restos de su madre fueron cremados y el costo fue de más de 15 mil pesos, dinero que  pidió prestado y que pasaran meses en que pague porque ahora tiene que salir a trabajar para saldar esa cuenta.

 

 

“Nadie se espera una muerte y más con este virus, realmente es una situación muy horrible, triste y se vive una tensión enorme, con decirte que en un solo día gasté seis mil pesos de medicamentos, nadie espera morir, por eso crean en este virus, sí existe”.

 

“Nos ven como los apestados de la cuadra”.

 

Ahora que su mamá falleció, Jimena se enfrenta a otra situación, el de la discriminación y el estigma,  porque sus vecinos murmuran y hasta los vendedores ambulantes han dejado de circular por su casa por el temor a un contagio.

 

“Nos ven como los apestados de la cuadra y se siente feo”  narra Jimena quién apenas y comprende que su madre falleció y que no la volverá a sentir.

 

La señora del atole, el que nos vende las tortillas, las propias vecinas tienen miedo, y se siente muy feo,  pero lo peor es que señalan y estigmatizan, realmente es una situación muy tensa, pero que estamos enfrentando solos y no queda de otra.

 

Vivir la muerte y ahora salir a la calle le cuesta mucho, ella recomienda redoblar los esfuerzos y las medidas de prevención.

 

“Mi madre se contagió sin que supiéramos en dónde o cómo, no sabemos, estamos muy tristes, no lo aceptamos aún, la recomendación es que la gente se cuide, se proteja y acepte que el Coronavirus vive aquí con nosotros y debemos cuidarnos”.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *