Aceite de cannabis, la última esperanza para una niña istmeña

Jamás había visto a una persona convulsionar por más de dos horas. Me partió el corazón aquella niña de nueve años que se desvanecía, se ponía tiesa y echaba espuma por la boca, todos los días.
 
Los especialistas coincidían en que su epilepsia era severa; de esas que impiden que una persona llegue a edad adulta. Ella había tenido que abandonar la escuela, por el riesgo de un accidente y porque sus compañeritos se asustaban cada que convulsionaba.
 
A su familia le habían dicho que no había nada más que hacer. Como última opción, visitaron a un neurólogo que les encargó nuevos estudios,  que realizaron en la ciudad de Oaxaca y que confirmó la gravedad del padecimiento. Sin embargo, el médico les mostró una luz de esperanza: les habló del aceite de cannabis, dejándoles claro que era un tratamiento alternativo.  
 
Para quienes habían hecho de todo con el fin de mejorar la calidad de vida de su hija, no era difícil realizar un nuevo intento. El último recurso.
 
Se estableció la dosis, tomando en cuenta su edad, peso, alimentación y otros factores. Aquello parecía un milagro. La niña pasó de doscientas convulsiones diarias, a una o dos por semana. Volvió a la escuela y finalizó la primaria. ¡Recuperó la vida!
 
La pequeña sabe que deberá tomar su “remedio” todos los días: 3 gotitas de Cannabinaloe – Aceite medicinal debajo de la lengua al despertar, 2 más por la tarde. El gotero de 30 ml le dura aproximadamente dos meses y a sus padres les resulta mucho más barato que el cocktel de pastillas que debía tomar anteriormente.
 
Esta historia no me la contaron. Fui testigo privilegiado, y me alegra haber sido parte de la solución. Por ello apoyo la despenalización del cannabis que se discute en el Congreso. Casos como el que les comparto me ha permitido eliminar ciertos prejuicios sobre esta planta medicinal.
 
Lamento, sin embargo, que el mercado esté inundado de productos caros y de dudosa eficacia, normalmente de importación. Por ello, a quienes tienen necesidad de este remedio recomiendo que busquen asociaciones o grupos de médicos o especialistas serios, familiarizados con las enfermedades o padecimientos para los que el aceite de cannabis puede ser muy útil.
 
Personalmente, recomiendo el de “espectro completo”, pues aprovecha mejor todos los componentes de la planta.
 
He conocido casos de adultos mayores que tratan problemas reumáticos con este aceite; así como pacientes con migraña o personas con ansiedad que han encontrado alivio a través de esta planta curativa. Otros la utilizan para tratar el insomnio y dolores crónicos.
 
Respeto la postura de cada quien, sobre todo tratándose del uso “recreativo” de la marihuana. Pero sus propiedades medicinales son innegables y es algo en que coinciden todos los médicos e investigadores de las principales universidades del mundo.
 
Si conocen un caso similar al que les he referido este día, por favor, háganmelo saber. Me gustaría realizar una serie de reportajes al respecto.
 
Gubidxa Guerrero Luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *