Eclipse / Daniel Aguilar

Aguerridas palpitaciones nos abrigan y navegamos entre escombros para levantar nuestros recuerdos. Mi corazón suplica por vivir dos vidas. Las penumbras saborean cada vena de nuestra sonrisa, mientras la noche se encarga de redirigir mis fantasías. Cuando intento alejarme de la línea tenue de la obscuridad viene una reserva lunar y me envuelve en su corriente. No soporto el exilio de la superficie humana. En otra tierra, son pocos los colonizadores de la humanidad interna. La vida y la muerte colorean la misma fotografía… Infantes deambulan en la tierra prometida; suplican a los muertos, vivir y agradecer. Ya vendrá el sol a entonar su himno y hacernos sonreír

Daniel Aguilar

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *