VíctorFuentes / Escondrijos del mar 

Cinco kilómetros nos separan del mar muerto, la “Playa Unión” como se conoce, parte de la laguna superior, esta distancia es suficiente para que la mayor parte de los habitantes de Unión Hidalgo, se suman en sus actividades cotidianas y solo visiten la playa en los meses de abril o mayo. La laguna superior abarca los poblados del mismo Unión Hidalgo, Santa María Xadani, San Mateo y Santa María del Mar y al oriente de la región también están San Dionisio y San Francisco del Mar, pertenecientes a la cultura ikootdel istmo de Tehuantepec.

Durante esos dos meses los Guzanagoola, o los socios de las velas en honor de la Santa Cruz de los Pescadores, sirve paraorganizar una invitación masiva, los días quecorrespondencon lasemana Santa, son la ocasión ideal para visitar y bañarse en sus aguas.

Los socios se eligen cada tres años, todos pueden serlo, siempre y cuando sean allegados de los familiares o desempeñar el oficio referido. Los socios no solo se dedican a realizar la invitación al paseo masivo, sino tiene a su cuidado la comida que consiste en preparar un caldo de pesado y mariscos para que todo visitante se sirva de maneragratuita, ofrecen bebidas alcohólicas, preferentemente cervezas, contratan un grupo musical que este en boga y alguno que otro cantante o amenazadorescómicos, para llevar la tarde alegre.

En el año 2013- 2015, los organizadores en turnoreconstruyen la iglesia que ya presentaba signos de deterioro, y se considera una labor importantecomo parte de esta tradición, la iglesia o capilla, se construyó viendo al mar, por lo que, se aprovechó lapared orientada al norte rotulando en ella, el nombre de la playa y en zapoteco anotaron “Raabidxi”, que significa Maduran pitayas.

Frente a la capilla, los pescadores que son quienes han sabido mejor explotar los recursos naturales pueblan con sus lanchas, el mejor paso y construyen chozas para guarecerse y cuelgan hamacas, algunas familias han seguido este mecanismo y también edifican las propias, aunque solo las ocupen de manera esporádica.

Al no ser usadas, el fuerte viento y la constante brisa hace que estas chozas de palma se deterioren con mayor facilidad. Entonces uno puede llegar y posesionarse en estos refugios, donde los dueños ponen hamacas de segundo uso, y todos, disfrutan de la vista pacifica del mar.

Hace apenas unosaños, se ha observado la presencia de jóvenes de bachillerato organizar lunadas ocaminatas conmúsicaestridente en las orillas de este martan tranquilo,ellono resta la respiracióntranquila que a veces algunos buscan.

Estárodeado de riscos donde desembocan el río EspírituSanto o el Estero Guie. Esteúltimo hace un remanso de aguas tranquilas,volviéndolo parajes de ensueño,donde la sal anida una vez que seque el fluir del agua. En realidad, la playa de Uniónpuede dar mejores alternativas de turismo alapoblación, no ha habidomás intentos que los realizados enel trienio (1996-1998) del Doctor Carlos SánchezRuiz, éstemandó a construir dos canchas para jugar basquetbol o volibol, ahora sonrestos de cemento carcomido por la sal, y en completo abandono, de ahí se han mejorado con mucha dificultad el camino de terracería, y que recién se ha rellenado los baches con los escombros de las casas demolidas.

En el periodo del presidente José de la Cruz, se creó una dirección de turismo, que desvió sus fines y no se hizo gran cosa al respecto para mejor la playa, algunas personas dela localidadaprovechan estas visitasdel mesde abril para rentaralbercas desechables yvender comida, abandonando la actividad económica terminada la fiesta.

Los pescadoresprácticamente han acaparado la parte más abierta dela playa, instalan sus lanchas y acomodan sus jacales, lo que hace que la playa luzca poco atractiva y node signos de una mejora para alentar al turismo, aunado a que la playa espoco profunda,y los esqueletosde abulonesabundanen las orillas, al igualquela basura inorgánica.

Ante este panorama se avecinó el proyecto que pretendía dañar el ecosistema delos manglares, esto ha representado para la playa de Unión un inconveniente y las personas no le vean posibilidadturística comercial.

Por otra parte,la playa Unión, permite observa a las aves, hacer fogatas, caminar y explorar el manto celeste, al estar retirado dela iluminación artificial. Es hora de que los pobladoresterminen por entusiasmarse y poder juntos cuidar y aprovechar al máximoeste mar muerto, que debe ser signo vital para la generación presente y venideras.

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *