José David Quiñones: el museógrafo alado. / Víctor Fuentes

En un café de Cd. Ixtepec me reencontré de con José David, clavaba sus ojos sobre una computadora personal, así estuvo durante nuestro encuentro casual, creo en las circunstancias, se dan por algo, desde el primer sorbo de nuestras bebidas refrescantes, capturé la idea de contarles todo lo que ocurriría en torno a esta conversación también informal.

Conocí a José David en mi propia casa, es decir, en la Galería Gubidxa, vino acompañado en esa ocasión de unos de sus amigos (cambia muy pronto de amigos) todos artistas o porlomenos les gusta lo que tenga que ver con el arte, condición mínima a mi juicio.

Así maduramos una exposición:“Vuelo esporádico” de la artista Juchiteca Patricia Herrera, que el mismo montó a finales del 2011, de ahí supe que se nombraba como museógrafo, que radicó en Chicago, y que de ese entonces llevabamás de 10 años viviendo en la H. Cd. de Juchitán, Oaxaca. David me cuenta, me vine a Juchitán buscando ese canto subversivo de Victor de la Cruz, que descubrí en su poema “Tu laanu, tu lànu”. Pero me he equivocado.

Después nos encontrábamos o coincidíamos, algunas veces acadia a sus inauguraciones como cuando vivió en Tehuantepec, y nospresentó lasobras de Rebeca Wolfram, no nos hemos puesto de acuerdo que podemos hacer juntos como promotores de arte, pero tampoco hemosdistanciado nuestros mutuos deseos. Tenemos una admiración reprimida.

Con Daviden Juchitán, o mejor dicho en la región, pues lo mismo le da probar radicar en Tehuantepec, luego Ixtepec, después decide irse a Laollaga, me lo encontró denuevo me cuenta con entusiasmo de estar viviendo en Ixtaltepec, a rajatabla me da pormenores de su nuevo proyecto, como para no perder la idea, y ahora mismo en esta conversación ya estáreadaptando un cuarto de un viejo hotel para una galería de arte.

Con él hemos conocido más de cerca a artistas vivos y muertos, Julia de Burgos, Violeta Parra, Víctor Jara, Nicanor Parra, Lizamam Escobar, entre muchos más. David, me dice que estácabrón(de la chingada) cargar una identidad (forzada) a cuestas, al no ser de acá, ni de más allá se considera un habitante del planeta sobre todo de América, ama a la América del sur, se siente de lejos y eso le da una perspectivacrítica de fondo. Al menos de un poder de análisis, muy sustancioso.

José David, confiesa que nunca fue a la escuela como tal, no tiene un títulouniversitario lo que sabe lo aprendió solo, se lo ha enseñado la vida y el arte. Él es un crítico severo, mordaz, conoce la historia del istmo como pocos, y tiene una opinión certera respecto a los temas de actualidad, como el caso Juchitán y los aerogeneradores, es cuando David, rememoró los acontecimientos pasados y la entrega de la riqueza yel poder de empoderados a empoderados, para seguir conservando el sistema, estar presentes y seguir viviendo en la opulencia, en la honorable mezquindad, y el pueblo se pregunta, el pueblo ese nunca ha participado en el devenir histórico. -todo esto es una mierda-.Concluye.

Como curador de arte tiene definido un estilo, coloca altares, flores vivas, inciensos, sea el artista vivo o se trate un homenaje que es dado en su agenda. David dona, compra, atesora una colección muy considerable de obras, que han viajado con él vaya donde vaya, las obras y él han recorrido el istmo, la idea de José David que el arte salga a la calle, le viene de su infancia,él mismose echó a la calle alos 12 años, después de quedarse huérfanoal perder también a su madre.

Formar el proyecto Calles y sueños en Chicago, y Calles ysueños CULTURARTE Tehuantepec, es una identidad que secultiva, se cuida, se promueve, no puede establecerse por mucho tiempo como en una galería, pero los domiciliosque ocupa, los convierte en ese corredor del arte, apoya para intervenir o crear murales, involucra nuevos talentos o trabajar con los consagrados como Soid Pastrana, así mismo apoya a poetas,escritores o cualquier gente creativa.

El carácterenérgico y su lengua de tijeras como el mismo expresa no tolera un minúsculo detalle o dejos de torpeza, en seguida no puede si noproferir un imbécil, el imbécil tal, quienes se le acercan, no les queda másque tolerar, escuchar, ver,sentir y oler con el color y sabor del arte.

El arte que está entodas partes, solohay que saber mirar, admirar y revalorar como él bien lo hace y seguirá haciendo. Para la fortuna de ellos, los artistas del istmo.

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *