El PRI, la ebullición de una militancia que desea ser escuchada, o la de extinción por el divisionismo.

Por: Juan Marcelino Sánchez Valdivieso.
 
#México 2 Jul (#Istmopress) – Nos encontramos nuevamente ante un nuevo proceso de dirigencia Nacional en el PRI. Pareciera que todo estuviera otra vez en juego, ante una militancia con ánimo exigente que por más que se esfuerza no ve rumbo cierto ni puerto de destino.
 
El Partido Revolucionario Institucional  (PRI), es el instituto político que durante 70 años ininterrumpidos gobernó el país, y 6 años más, después de la tan inesperada alternancia.
 
El PRI es el partido que supo adaptarse a las condiciones del tiempo, generando en el periodo posrevolucionario la pacificación del país, profundizando la justicia social y creando las principales instituciones que hoy tenemos los mexicanos. Pero también son del PRI quienes más daño le han hecho a este país.
 
Este sábado 22, quedaron registrados ante la comisión de procesos internos del CEN del PRI, las tres fórmulas para renovar la dirigencia nacional del PRI; encabezadas por Ivonne Ortega, Ulises Ruiz “URO” y Alejandro Moreno “Alito”.
 
La priista oriunda de Yucatán,  Ivonne Ortega, es la única mujer inscrita para la dirigencia Nacional, pero con una amplia trayectoria en los cargos públicos y Partidistas, dirigente del sector Juvenil, Presidenta Municipal, diputada local, diputada federal, senadora de república, gobernadora de su estado, secretaria general del PRI nacional, con una campaña interesante en redes sociales pero a mi parecer con la menor de las posibilidades de ganar en esta ocasión.
 
Nuestro Paisano Ulises Ruiz “URO” también con una gran trayectoria política; legislador local, legislador federal, Senador, presidente CDE del PRI de Oaxaca, Gobernador de nuestro estado de Oaxaca, delegado del CEN del PRI en diversos estados de la República.  
 
Hoy se presenta como opositor de esa cúpula que ha tomado las peores decisiones, y que han hecho del PRI un partido en el total descredito, sin oferta política y por consecuencia un Partido en el desencanto social, ahí están los recientes resultados de las contiendas electorales celebradas el 2 de Junio del presente año (Puebla, Baja California, Aguascalientes, Tamaulipas, Quintana Roo y Durango).
 
A  Ulises Ruiz se le ve recorriendo los diversos municipios del país y de nuestro estado de Oaxaca, pero también se le ve el nulo acompañamiento de amigas y de amigos, que él como gobernador encumbró de cargos y de puestos públicos; y que lo único que hicieron de su gobierno fue resolver cada quien sus estatus económico. Ulises Ruiz trae el discurso que identifica el sentir de la mayoría de los militantes, que sienten el hartazgo y el enojo por quienes se rotan los cargos parlamentarios y de gobierno; y gozan apoltronados de privilegios inmerecidos.
 
Este oaxaqueño,  trae un discurso lleno de mucha razón, pero considero que sin la calidad moral para abanderarlas. ¿Qué no es el mismo Ulises Ruiz que en las elecciones pasadas del 2018, llevadas a cabo en Oaxaca, puso candidatas y candidatos en la alianza por México al frente integrados por los partidos políticos (PRD-PAN-MC)? Y como gobernador no hizo de la “Democracia Interna” su práctica., a “URO” le queda como gran estratega político, hacer la alianza con Ivonne Ortega para que pueda generarse una competencia con menos desventaja.
 
El Campechano Alejandro Moreno “Alito” con 44 años de edad, es el más joven de los que aspiran a dirigir los destinos del PRI nacional; es indudable que representa el interés de quienes creen en el poder vertical y que se atrincheraron durante esta década tomando las decisiones de manera cupular al interior del Partido; cuenta con el apoyo de los gobernadores de la república, respaldado por el dirigente de la Fundación Colosio y dirigentes de los diversos sectores nacionales, con Comités Directivos estatales que siguen obedeciendo la línea de los gobernadores y el comité Directivo Estatal de Oaxaca no es la excepción. Los que conocen el sistema del PRI saben que la cargada de los grupos de poder no pueden estar exentos en esta contienda interna.
 
“Alito” el de mayor probabilidad de ser el dirigente nacional, tendrá que asumir dos responsabilidades:
 
“La continuidad” a los intereses de quienes hicieron del PRI, un partido en el gobierno que engendró la cleptocracia, seguir con los que hicieron del PRI, el partido alejado de las causas sociales que le dieron origen; seguir con un partido sofocado por la corrupción, con una partidocracia rapaz y arrogante con la que actualmente se distingue.
 
O ser el que “Reforme el PRI”, tendrá la gran oportunidad de ser un dirigente como el que anhela la militancia, Entusiasta, con entrega personal, dinámico, con los requerimientos necesarios que demandan como nunca en estos momentos la etapa que vive el país, de una fuerza opositora democrática, con calidad moral y política.
  
Hacer un partido auténtico, con ideología Política, que en cause las demandas sociales, que le devuelva la vida al partido que estuvo unida a la sociedad, un partido que sea una verdadera opción política, un partido que no le tenga miedo a la consulta a la base, y por qué no decirlo un partido honesto.
 
El 1 de septiembre se tiene que reforzar el mecanismo democrático, para garantizar la pulcritud de la Jornada de elección interna, y erigir un Dirigente emanado del consenso de la mayoría sin la sombra del divisionismo.
 
 
Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *