Caudillo de las letras / Daniel Aguilar

Despertamos con el cese de un caudillo,

Un erudito que conjugaba letras y pensamientos.

Decenas de recuerdos encabezaron aquel día,

Mientras cielo,  tierra y universo disputan su estadía.

Su pareja cósmica no bromeaba; pues en su corazón cabía

La empatía, bondad, humildad y sencillez de un semidiós.

¿Qué será de la dicha en un mundo de marginados?

Estúpidos cavernícolas que extinguen la sabiduría

Para reinar momentáneamente un piso devastado.

Aquel bato fue un líder; marinero que combatía piratas

Cuyo principal fusil contenía balas de comunicación.

¿Será que dios se lleva a sus mejores soldados?

En señal de luto, la luna y el sol portan un sombrero

Mientras literatos, familiares y amigos conjuntan

Una misión al unísono: justicia y nula impunidad.

Ahora el cielo tiene un talento más que contemplar

Intercede por nosotros bato querido, para seguirte

Para no ser tan indiferentes con los desventurados

Para sonreír y hacerles ver que para todos habrá luz.

Después de todo, te saliste con la tuya, pues ahora

Tu vida ya no tiene tiempo… quienquiera rescatarte

Pensará en ti, revisará las malayerbas, te hará presente

Y luego te regresará a la inmortalidad…

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *