Armando Manuel presenta Tierra sin fin en Galería Gubidxa / Víctor Fuentes          

 

El pasado 12 de agosto del año 2017, la Galarìa Gubidxa abre las puertas al publico para apreciar la obra gràfica del artista istmeño, de la Laollaga, Oaxaca. Usted puede apreciarlas desde ahora hasta mediados de septiembre.

Confirmar por si mismo el poder asombroso del grabado, con el grabado, cada línea parece matar la obra, esta aparente muerte, genera, hace germinar la nueva obra, sobre la placa que sea y la técnica a la que se sortee, el grabador busca afanoso el blanco, el vacío. Terreno de donde renacerá la estampa. La prodigiosa imagen que nos ofrecerá.

En esta búsqueda es, como se crea a perpetuidad la estampa, a lo largo de la historia de la humanidad. En la tierra misma, en cada paso nuestro vamos imprimiendo andares, recuerdos, marchas a pies cansados, del ir y venir, rutas nuevas y andadas, todos somos grabadores, hay huellas perdurables, consientes; grabadas sobre piedra, como los monolitos, estelas y esculturas, aun sin ser impresas están ahí para leerlas para siempre.

Al ser nuestro propio cuerpo placa perfecta, desafiamos la poesía de nuestras propias finuras huellas, es esta extensión del cuerpo la que se graba en busca del espacio vacío, que será la obra maestra, para ello, urge hacer del grabado un oficio permanente, como lo hace nuestro artista Armando Manuel.

Si se puede atrapar el vacío, surcando el papel, el metal, madera o cualquier otra superficie se tiene ganada la mitad de la obra, en la siguiente parte está el proceso de impresión, casa perfecta que albergará el pensamiento, la inquietud o el desafío del grabador, para permanecer en la realidad que trastoca.

El arte del grabado de Armando Manuel está anclado en sus raíces, es una aproximación sigilosa, cargada de nuevas intenciones, de miradas, está exaltado el recuerdo, el pasado que no podemos dejar morir, quizás por ello, el artista le encara coraje, paciencia y tiempo para devolvernos estampas que hablan de nuestro territorio añorado, de la tierra- agua, aunque sea en tinta.

En esta serie, de la “Tierra sin fin”, hay una reunión de símbolos, con aire renovado de los grabadores de antaño, es una frescura que resurge en las manos de Armando Manuel, muy pocos se atreven a experimentar, a desafiar, en estas estampas se va del color al negro, y se vuelve un mosaico virtuoso. Que sin duda no apaga la sed de seguir surcando las vetas de la matriz, sea cual sea.

En la obra gráfica de Armando Manuel, se experimenta una sensación moderada, que nos hace pensar que para el grabado no hay nada acabado, que podemos esperar más, sorprendernos ante los temas que elige, pero lo mejor que puede ocurrir es preguntarnos a si mismos què lo lleva a elegirlos, para el artista, el creador la realidad es una pesadilla a quien se debe tratar, con guantes finos.

Cuando el artista elige los tópicos de la impronta, va dejando su visión esmerada, su visión elegida para compartir, este es el caso de nuestro grabador, propone una serie a manera de conjunto cohabitado, aparentemente inconexos pero que reunidos transmiten armoniosa finura que es esencial en el arte, sea cual sea el camino elegido, en este caso Armando Manuel ha elegido una Tierra sin fin.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *