¡Arbitrariedades y legalidades! / Por Jorge Ignacio Jarquín Velásquez

#Opinión #Istmopress Actualmente la sociedad busca obtener, en base a una buena estabilización monetaria, una economía primordialmente fructífera; siendo éstas las bases para sentar el sistema fiscal de todos y cada uno de los mexicanos, aprovechando la entrada de capital para utilizarlos en acciones en respuesta al correcto manejo de las acciones; pero no siempre el decir será lo mismo que el hacer, hay ocasiones en que el intercambio de bienes y servicios es precaria, pero ¿Por qué, habrá tanta desigualdad?, la respuesta, es muy directa, recordando el título de un libro, del gran escritor Robert Kiyosaki, que hace mención a su obra “Padre rico, padre pobre” entendemos el porqué de la noción que tienen las personas respecto a la distribución del dinero, quizá sea algo que se adquiere en el trabajo, pero para trabajar se necesita tener educación, es ahí donde entra la asimilación en cuestión financiera, ya que el tener alguna posición económica sobre otros, no es para ser rencorosos sino para, de esta manera generar una actitud de liderazgo y ser ecuánimes; por consiguiente México, es un gran país, con muchas costumbres  y tradiciones, pero lamentablemente con poca cultura, misma que hace cambiar el respeto por la arrogancia, entonces la única salida sería aplicar autónomamente una reglamentación que sea fácil y conveniente para todos.

 

Es una forma inculta que hasta la fecha se sigan elevando los precios a los productos, haciendo una reflexión, mientras mas gravoso esté el comprar unos huevos o llenar el tanque de gasolina de su auto… ¿servirían esos impuestos que la federación recauda para que el día de mañana nuestros hijos tengan que trabajar menos, incluso tener un sueldo mayoritario? Claro, que no… entonces, donde queda tanto capital, ¿acaso lo guardan para el final del mundo? ¿Qué ironía, no?

 

Somos, ciudadanos que día a día vemos, que el Poder Ejecutivo, promulga, decreta e incluso, manda iniciativas, que de unas 90, solo rechazan 2, y el resto entran en vigor. A veces, ni el más mínimo conocimiento tenemos, de lo que están diciendo, cada sexenio vemos reformas “estructurales”, y hasta, ya no se puede acostumbrar a una sola Ley, estamos propensos a derechos y obligaciones tan cambiantes, que en vez de hacer el bien, están perjudicando a terceros; deduciendo de lo anterior, que: La normatividad fiscal es muy importante para el buen desarrollo de la economía mexicana, establecerla y sobre todo saber interpretar, definir y poner en práctica los planes de fiscalización óptimos para enfrentar los grandes retos y oportunidades que los actuales escenarios presentan. Un claro ejemplo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, hoy en día tiene una multitud de asuntos que atender, económicos, principalmente; lo que genera pocas expectativas para la economía mexicana, necesita una reestructuración en sus áreas, una visión clara que la posicione de manera firme en dicho sistema como Secretaría primordial para el crecimiento económico; además de una invaluable estrategia para poder ser competente con ella misma, buscando así, el posicionamiento conceptual y normativo de todos los mexicanos.

 

Se requiere de personas capaces en la materia para que realicen actividades, y de ahí estructurar estrategias catalogadas como alternativas; y así poder tener éxito y adquirir ventajas competitivas ante el ambiente que vivimos. Es recomendable que los congresistas marquen la pauta, llamémosle iniciativa; que realicen una revisión de los costos de los ingresos principalmente y se empleen en verificar el correcto orden de la aplicación de los recursos en beneficios para la sociedad, ya que actualmente no tienen los suficientes mecanismos para poder solventar los múltiples cambios en la economía.

 

Pero por el momento la única forma es seguir trabajando siempre con una responsabilidad en lo que hacemos diariamente y pensando en un futuro no muy lejano, en poder obtener mejores ganancias; la última palabra la tienes tú.

 

 

 

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *