En #Oaxaca reeducan a hombres para que ya no ejerzan violencia de genero

*La entidad oaxaqueña es pionera y en este 2019 cumplirá  6 años

 #Oaxaca, Oax. 15 May (#IstmoPress) – Desde hace más de 5 años en la entidad oaxaqueña a través de la   Secretaria de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO)  se fundó el Centro de Reeducación para Hombres que Ejercen Violencia contra las Mujeres (Crehvm) con la finalidad de que “reivindiquen su camino”. Mario de 25 años de edad es uno de los 5 mil usuarios que han tomado las 52 sesiones donde se trabaja cognitiva, emocional y educativa, asegura que “le cambio la vida”.

 

Mario – nombre ficticio- recuerda que llegó frustrado y presionado a los primeros talleres, incluso  pensó  que no serviría de nada y que su vida “estaba bien y que no necesitaba un sicólogo o una guía de ayuda” sin embargo al paso de ir conociendo historias de otros hombres descubrió que “solo no podría lograrlo”.

 

Oaxaca, es el estado pionero en brindar ayuda a los hombres para que se “reeduquen” y puedan salvar su vida primeramente y el otras mujeres, y aunque hay que reconocer que la violencia de genero va en aumento y los feminicidios también según reflejan informes de organizaciones civiles , y es que el año pasado en el mes de agosto, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, dependiente de la Secretaría de Gobernación, emitió la Alerta de Género para 40 municipios oaxaqueños , tras más de 210 feminicidios que, según estos  organismos no gubernamentales , se habían cometido en la entidad en los últimos 21 meses.

 

Además de Mario, otros siete individuos comparten su aprendizaje, sentados en circulo reconocen que “sí se los contaran otros usuarios, no lo creerían”  y “ahora que lo viven” aceptan que la violencia se ha alejado de sus vidas, ahora el patrón es la estabilidad.

 

“Hemos aprendido a canalizar los enojos y los sentimientos, a controlarnos, a respirar, a pedir tiempo fuera, podríamos decir que es demasiado tarde porque nos hemos quedado sin pareja, pero no, la  relación que tenemos mejoró y  nos hemos vuelto más amorosos, tolerantes y con mucha más paciencia que antes”.

 

El programa consiste en 52 sesiones divididas en dos horas y media de forma semanal, y donde se trabaja el área del pensamiento, los sentimientos, la parte corporal y de relaciones humanas; previo a las sesiones, se les práctica una prueba para ver el nivel de violencia en qué se encuentran y posteriormente comienzan los encuentros.

 

“Reeducarse, sí funciona” dice Raúl y  narra que su vida enfermiza comenzó desde la adolescencia y eso le provocaba irá y desesperación, hasta que se casó y repitió esos mismos patrones además de golpear a su pareja, llegó al centro de reeducación por una orden de un juez.

 

“Nadie me cree que he cambiado, es una situación muy difícil por que los hombres no creemos en esto, nos resistimos mucho, pero claro que funciona, a mi me ha ayudado mucho, ahora ya no paso mis vacaciones en el hospital sino con mi familia, y eso me tiene contento”.

 

Lidia Marusia López Andrade, titular del Centro de Reeducación señala que la resistencia todavía es fuerte en los hombres oaxaqueños para ser atendidos, pero que  los que llegan que en muchos de los casos son “a fuerza” al final salen renovados, es decir reeducados.

 

“La cultura machista sigue prevaleciendo, por eso es que se creó este centro, aquí los hombres que llegan son pocos los que acuden de forma voluntaria, la mayoría son enviados por autoridades de justicia y otros por el DIF o la Secretaria de Mujer para que puedan reeducarse y vivir en armonía, por fortuna ha funcionado, pero todavía hay mucha resistencia”.

 

Expresó  que a cinco años del funcionamiento del Centro de Reeducación, en tres programas con que cuentan se han atendido a cerca de 5 mil personas, incluyendo voluntarios que deciden tomar sesiones de terapia.

 

“En las sesiones se trabaja la parte cognigiva, la emocional, la conductual y la educativa; tras las 52 clases, se evalúa tanto al varón como a la mujer, para ver si él ha corregido su conducta, lo cual se ha logrado en el 90% de los casos”.

 

Agregó que a través de un “Violentometro”, los usuarios se dan cuenta del nivel de  vida que llevaban con sus parejas, y hacen conciencia  de que deben cambiar pero eso se logra  través de terapias sicológicas, sociológicas y pedagógicas.

 

 “El usuario al concluir se debe notar cambios de responsabilidad de conductas y en caso de que aún no este listo, se amplia el proceso hasta que las pruebas arrojen lo contrario, lo que deseamos obtener es que esos hombres reeducados no tengan ejercicios violentos”.

 

La violencia De acuerdo con esa institución, 90% de los casos de violencia contra las mujeres es física. Por rubros, los hombres que han violentado a las mujeres y que han acudido al Centro de Reeducación se desempeñan en el sector transporte en un 15%, el siguen los de la construcción y los funcionarios públicos que abarcan un 4% cada uno.

 

“En todos casos, los hombres generan violencia contra las mujeres por una relación de dominio-control; la mayoría de los casos son de violencia intrafamiliar y cuando llegan a un juez, indudablemente, que una de las medidas judiciales es un proceso de reeducación”; concluyó.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

02

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *