La sumisión ante Televisa no termina

JENARO VILLAMIL / Proceso.- Cuatro investigaciones y dos dictámenes del Instituto Federal de Telecomunicaciones habían demostrado que Televisa es un agente preponderante y con poder sustancial en el mercado de la televisión restringida, área en la cual se ha dedicado a comprar compañías pequeñas para acrecentar su monopolio. Sin embargo, cinco de los siete comisionados del instituto decidieron opinar lo contrario en un informe –que se dará a conocer en breve– y beneficiar así a la empresa de Emilio Azcárraga, librándola de la competencia y permitiéndole expandirse a su gusto.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Tras un intenso cabildeo de funcionarios de Televisa, cinco de los siete comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) determinaron esta semana que la empresa de Emilio Azcárraga Jean, pese a tener 63% de los abonados y ser la mayoritaria en servicios de televisión restringida en 2 mil 124 municipios del país, “no puede imponer condiciones en el mercado” y, por lo tanto, no tiene poder sustancial en los servicios de televisión por cable y televisión satelital.

Considerada por los especialistas como una de las decisiones más importantes del IFT, la resolución sorprendió incluso a personal del mismo instituto, que había realizado cuatro investigaciones y dos dictámenes preliminares que apuntaban justamente en sentido contrario: Televisa, además de ser agente económico preponderante en televisión abierta, tiene poder sustancial en los servicios de audio y televisión restringida.

El pasado 18 de marzo, el IFT publicó datos relevantes del expediente AI/DC-001-2014 sobre la existencia de poder sustancial en el mercado de televisión y audio restringido. En ese primer documento se dijo que Grupo Televisa tiene poder sustancial en 2 mil 124 municipios.

El 29 de abril, otros datos derivados del estudio de concentración de Televisa y sus filiales y subsidiarias Cablemas y Cablecom establecieron que la empresa de Azcárraga incrementaba su poder sustancial en 99 mercados relevantes del sistema de televisión y audio restringido.

El 9 de septiembre pasado, en el Diario Oficial de la Federación se publicó otro dictamen preliminar en el cual se estableció que Televisa, al comprar las empresas cableras Grupo Hevi, Cablevisión Red, Administradora de Sistemas de Comunicación, Telecable Michoacán y Servicios Integrales por Sistemas de Cable, adquirió un “poder sustancial o lo incrementó en 63%” en el mercado de televisión restringida.

Estos dictámenes señalaron que Televisa tiene 3.8 millones de suscriptores de televisión por cable, a través de sus distintas filiales, y 6.5 millones de abonados en el sistema de televisión vía satelital, a través de Sky. En contraste, Grupo Dish tiene 15% del mercado; Megacable, 14.2% y menor porcentaje las compañías Totalplay, de TV Azteca, y Axtel.

Incluso el dictamen original, basado en el trabajo de la Autoridad Investigadora y la Unidad de Competencia Económica, concluía que Grupo Televisa sí tiene poder sustancial en el mercado de televisión restringida y por lo tanto se debían tomar ciertas medidas, como la prohibición de venta de publicidad “empaquetada” a través de televisión restringida y abierta (esa empresa es preponderante en televisión abierta al tener 68% del mercado), e imponer restricciones sobre la compra de contenidos, así como regular el mercado de las tarifas.

A pesar de estos antecedentes, cinco de los siete comisionados que integran el pleno del IFT votaron en contra de que Televisa se declare con poder sustancial: el comisionado presidente, Gabriel Contreras Saldívar además de Ernesto Estrada González, Mario Fromow Rangel, Adolfo Cuevas y Luis Fernando Borjón.

Fragmento del reportaje que publica la revista Proceso 2031, ya en circulación

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *