Alerta por redadas contra migrantes en Estados Unidos

#México 04 ene (#istmopress).- “Creemos que se llevaron alrededor de 47 familias, es una cifra que estamos comprobando pero la información oficial que tenemos es muy restringida”, dijo Adelina Nicholls de la Alianza Latina de Georgia por los Derechos Humanos—GLAHR–, por sus siglas en inglés.

Las mujeres y niños quienes fueron sacados de sus casas la mañana de este sábado en un operativo especial anunciado por la oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos—ICE–, por sus siglas en inglés, ya se encuentran en Texas, la mayoría de ellos en el South Familiy Detention Center, como lo confirmó una fuente, consultada por El Nuevo Georgia.

“Los camiones salieron esta mañana para Texas”, Dijo también Doris Rivas que le había contado su hermana Dominga Aracely Rivas, quien estaba detenida en el Centro de Detención de Ocilla, y fue traída hasta su casa en Lawrenceville solo para que recogiera a sus dos pequeños, Jefferson de 7 y Manuel de 4 años.

Bryan D. Cox, director de comunicaciones de la región sur de ICE, con sede en Atlanta, dijo que, “Como cuestión de política no hacemos comentarios sobre acciones específicas de aplicación de la ley…”, esto al preguntarle sobre el número de personas detenidas en los operativos del día sábado.

Sin embargo dijo que, “Como parte de las prioridades de control civil de inmigración, anunciadas por el secretario Johnson en noviembre de 2014, el ICE concentra sus recursos individuos que representan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza.”

“Esto incluye a las personas, ya sea solo o con miembros de la familia, que han sido detenidas al intentar entrar ilegalmente a los Estados Unidos, que cruzaron la frontera recientemente, y las personas que han recibido una orden final de deportación después del 1 de enero 2014.”

Dijo que como era de conocimiento público, en las estadísticas fiscales anuales publicadas el 23 de diciembre de 2015, el ICE había deportado o regresado a sus país, a 235,413 personas en el año fiscal 2015, el 98 por ciento de los cuales cayó en una o varias de las prioridades de control del ICE.

Primeras redadas contra migrantes en Estados Unidos

Una hondureña que residía en una localidad de Georgia (EE.UU.) y su hijo de 9 años fueron detenidos por agentes de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas estadounidense, dijeron hoy a la agencia de información Efe familiares de la mujer.

La hondureña Ana Liceth Mejía, de 30 años, tenía una orden de deportación para el 5 de enero de este año y, según señalaron a Efe sus familiares, fue detenida en la casa de un familiar en Norcross, Georgia, a primeras horas de la madrugada de hoy, junto a su hijo de nueve años de edad.

“Es un abuso lo que hicieron, entraron con mentiras a la casa, despertaron a todos los niños y los trataron como criminales”, relató en entrevista telefónica a Efe Johana Gutiérrez, familiar de los detenidos.

Gutiérrez señaló que la mujer centroamericana y su hijo fueron detenidos en la frontera sur en 2014, cuando se registró una entrada masiva de familias y menores centroamericanos indocumentados a Estados Unidos.

Como muchos indocumentados que llegaron dentro de esa oleada, Mejía solicitó asilo ante las autoridades migratorias de EE.UU. por razones humanitarias, tras recibir amenazas de muerte en Honduras, luego del asesinato de su hermano en 2011.

Su caso fue trasladado ante una corte de Inmigración en Atlanta, Georgia y, de acuerdo con sus familiares, desde su liberación Mejía portaba un grillete electrónico en su tobillo y se presentaba cada quince días ante un oficial de Inmigración.

“En su primera audiencia el juez le dijo que se consiguiera un abogado y lo hicimos, pero eso no sirvió de nada”, recuerda Gutiérrez, quien agregó que el abogado que contrató la familia no presentó las pruebas que certificaban las amenazas contra la vida de la hondureña.

El juez negó la petición de asilo y el amparo, y ordenó la deportación de la hondureña y su hijo de 9 años para el 5 de enero del 2016.

“Ella se presentaba a todas sus citas, tenía el grillete, no tenían porque llegar a arrestarla de esa forma y tratar al niño de esa manera”, denuncio a Efe Salvador Alfaro, dueño de la casa donde se realizó la detención.

De acuerdo con Gutiérrez, los oficiales llegaron a la residencia buscando supuestamente a un fugitivo afroamericano y pidieron la colaboración de la familia.

“Yo los dejé entrar para que comprobaran que ahí no vivía ese fugitivo, pero hicieron despertar a todos, incluyendo a mis dos hijos, que comenzaron a gritar y a llorar”, señaló.

Efe intentó sin éxito contactar a representantes de la oficina de ICE en Atlanta.

Los familiares de Mejía piden a las organizaciones y al Gobierno hondureño que intervengan para que el juez escuche nuevamente el caso de la indocumentada.

Publicado en:

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *