Zapotecas  hacen comunalidad y defienden sus tierras  a través de la cocina tradicional  

 

*Impulsan desde hace más de un año una cocina comunitaria en Unión Hidalgo para dar alivio a los damnificados  por sismos de septiembre

 

*Se llaman:  “Mujeres indígenas en defensa de la vida” y además son defensoras comunitarias y de su territorio

 

#UniónHidalgo 25 Sep (#istmopress) – El terremoto del 7 de septiembre  del 2017 además de damnificados y viviendas colapsadas, también unió a personas, en la comunidad zapoteca de Unión Hidalgo un grupo de mujeres llamadas “Mujeres indígenas en defensa de la vida” impulsaron una cocina comunitaria, y a 12 meses de haberse creado sigue viva porque además de los guisos tradicionales que elaboran, también han creado “comunalidad”. 

 “Telma, Olga, Alma,  Rosario, Alba, Irma, Mireya, Guillermina, Arcelia, Valentina, Beatriz, Lupita y Rosalva”  son algunas de las mujeres que impulsan este proyecto comunitario, algunas   son amas de casa, otras profesionistas jubiladas y también comerciantes. 

La cocina comunitaria “Mujeres indígenas en defensa de la vida”  nació  el 13 de septiembre del año pasado por iniciativa de una organización social llamada “Mezcal Unión” que al ver la necesidad de esta localidad y por los daños en un 70 por ciento de sus viviendas e inmuebles que dejó el terremoto,  decidió impulsar este espacio alimentario.

“Mujeres indígenas en defensa de la vida” surgió meses antes del terremoto ,  como una agrupación de mujeres defensoras de la tierra y el territorio ante la instalación de un megaproyecto eólico en la comunidad, la cual se oponen porque aseguran que los parques eólicos no han traído beneficios sociales a la región del Istmo , al contrario despojo  de tierras y marginación social. 

Rosalva Fuentes Martínez, es la responsable y una de las coordinadoras, es maestra jubilada y también medica tradicional, y el único objetivo  que además de ayudar en las tareas de la reconstrucción, también  promover la resistencia y defensa de su tierra y territorio.

Ella explicó que aproximadamente 12 mujeres han hecho de la cocina un reto de vida, y prueba de ello es que llevan más de un año dotando de alimentos, primero a los damnificados y ahora en la etapa de reconstrucción a los obreros y albañiles.

 

Las mujeres defensoras decidieron  colaborar en la etapa de emergencia y aceptaron la propuesta de la organización Mezcal Unión que impulsaba una cocina para “los comuneros” de Unión Hidalgo, quienes las invitaron a ser las impulsoras del proyecto de alimentación comunitaria.

Se instalaron en el espacio que ocupan los comuneros  para sus y desde este lugar se organizan de lunes a sábado para dar alivio a través de alimentos tres veces al día.

“Decidimos que desde la cocina podíamos promover la resistencia y la defensa de la tierra  de una forma sana y consciente  mientras elaboramos los alimentos que son guisos tradicionales, platicamos de la vida, de lo lento que está la reconstrucción , de curar nuestra alma y atendemos a nuestros hijos en la educación, los ayudamos con tareas y hasta escuchamos música”, expresó Valentina.

El ritual de los guisos comienza alrededor de las 6:00 de la mañana, llegan de par en par y comienzan a picar las verduras y alimentos, han tomado cursos de alimentación balanceada por lo que lo ponen en practica todos los días.

A las 8:00 comienzan las primeras personas a llegar, las filas se hacen y en ocasiones llegan de 40 a 50 personas , de septiembre a julio del 2018 los alimentos eran gratuitos, a partir de julio comenzaron a pedir una cuota de recuperación de 20 pesos, porque tienen pensado en ahorrar y crear una cocina de tipo emprendimiento sin perder la comunalidad.

“Nos organizamos para lavar los trastos y preparar los alimentos, ha sido un ritual bastante hermoso, porque más que amigas, somos hermanas, discutimos y al rato nos contentamos, lo que deseamos es que hagamos de nuestra cocina un espacio de ser y crecer”, indicaron.

También crearon un huerto sustentable, donde cosechan sus chiles, cilantros y otras hierbas de olor como yerbabuena, albahaca y epazote que usan para los guisos.

Además de Mezcal Oaxaca, organizaciones sociales y personas altruistas  se han unido a la tarea de ayudar y conservar esta cocina comunitaria, desde Construyendo, Hábitat para la Humanidad, Oxfam México, Operación Bendición, Codigo DH.

Voluntarias también se unieron durante los primeros meses de vida de esta cocina comunitaria, impartían clases a los niños y niñas, y también a las mujeres que asistían a este espacio.

Todos los sábados desde que comenzó la cocina, se reúnen para evaluar las actividades semanales, algunas mujeres se han ido y otras más se unen, la causa es la misma, aliviar a  los damnificados través de los alimentos.

En el tema de la reconstrucción  de viviendas y espacios públicos muestran su inconformidad, porque aseguran no se repartieron de forma igualitaria los apoyos, hay muchas quejas.

El proyecto de cocina comunitaria seguirá aseguran, no saben por cuanto tiempo más, porque ahora es ayudar a la etapa de la reconstrucción y posteriormente buscan hacerse de clientes y entregar los alimentos por pedidos.

Diana Manzo / Agencia IstmoPress

u2

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *