Tryno Maldonado, Ayotzinapa, el rostro de los desaparecidos

#Juchitán 28 mar (#Istmopress) .- Disciplinado y un tanto neurótico por su entrega a su labor de escritor, Tryno Maldonado relató como  plasmó las historias de “Ayotzinapa, el rostro de los desaparecidos, publicado por editorial Planeta” un reportaje narrativo que presentó en la Galería el Ocote en Juchitán, como parte de las actividades que realizó la Caravana Gráfica Migrante en el Istmo de Tehuantepec.

Sonriente, sensato y crítico explicó que fue uno de los pocos escritores mexicanos junto con muchos periodistas mexicanos y extranjeros que se trasladaron a Tixtla Guerrero, tras conocer los dos asesinatos y  desaparición de 43 normalistas de la Escuela Normal “Isidro Burgos” en Ayotzinapa.

Tryno nació en el año de 1977, originario de Zacatecas, sin embargo su experiencia como escritor (6 obras, algunas de ficción y otros relatos,  además de aportaciones en revistas como Gatopardo y columnista Emeequis), lo ha consolidado con esta obra de crónicas “Ayotzinapa”, en donde plasmó 120 narraciones verídicas de familiares, amigos y sobrevivientes de aquel 26 de Septiembre del 2014.

Acompañado de los organizadores de la Caravana Gráfica Migrante (Ladxidua Toledo y Paul Meixueiro) y del colectivo Bicu Yuba (proyecto ambulante), Tryno dijo que “Ayotzinapa” fue un trabajo de entrega de cuatro meses (Diciembre a Mayo) en lo que percibió la vida de jóvenes críticos y que aman la vida, más que vandalismo como lo han querido confundir los de “allá arriba”.

Para que Ayotzinapa fuera lo que hoy es, el escritor convivió de cerca con las familias, quienes le confiaron su sensibilidad y amor por una escuela normal rural, una de las 16 que aún sobreviven en el país y que fueron un auge en los años 30, en la  época de Lázaro Cárdenas a pesar de haber sido creadas en los años 20.

“Lejos de observar que son vándalos, los normalistas de Ayotzinapa demandan una matricula de 140 estudiantes y que el recurso económico aterrice en sus aulas, porque los hay que cantan al hip –hop o que les gusta el heavy metal y otros que ansían ser políticos, pero al final todo quieren ser profesores y enseñar en las aulas a niños y niñas pobres y sembrarles un pensamiento crítico y humano”, expresó.

El escritor lamentó que para el actual gobierno su mayor anhelo es que las escuelas normales  rurales desaparezcan sin embargo  a pesar de que se cumple 18 meses del suceso, aún faltan 43 jóvenes, que según las historias de los entrevistados podría ser que en los cuarteles del  Ejercito Mexicano podría saberse la verdadera historia.

“Todos estamos esperando el nuevo informe del GIEI que podría apuntar la participación de personal del  Ejercito Mexicano en la desaparición de los estudiantes , lo que si es verdad es que el actual gobierno se ha vuelto más represor y se observa  una simbiosis con el narcotráfico que esta aniquilando todo lo que suene a opositor”, relató.

El ser Escritor en estos tiempos

Tryno demuestra en Ayotzinapa su profesionalismo al escribir un texto de largo aliento y  como muchos escritores y periodistas de este país está preocupado en la censura “descarada” que se  vive actualmente en México.

Compartió que en los dos sexenios de Acción Nacional (Fox y Calderón) la censura del gobierno  era “torpe” apenas  y llegaba “a evitar la circulación de algún texto que no le parecía o que afectaba la imagen del gobernante” como le ocurrió en una publicación de una gaceta del Fondo Económico de Cultura que se retiró a un día de salir a la venta,  en donde comparaba a Felipe Calderón con una cucaracha.

“ Actualmente gente más cercana a uno lo asesinan o desaparecen, se vive una época oscura para escribir, por lo que hay que responder sin miedo, que creo que es lo que desea el gobierno, que no reaccionemos, vivimos un claro régimen autoritario, por eso debemos ser valientes, consecuentes e inteligentes y no temerarios”, resaltó.

Por último, Tryno compartió que prepara una historia que dejo pendiente por irse a Ayotzinapa, sin embargo durante su estancia en el Istmo de Tehuantepec visitó el Albergue Hermanos en el Camino que fundó el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, escuchó de voz de los migrantes centroamericanos historias que deben contarse en un libro.

“La verdadera historia de este país está en los albergues como el de los Hermanos en el Camino o en Ayotzinapa, esas historias deben ser contadas y conocidas, es el México real que estamos vivimos segundo a segundo los 365 días en este país”, finalizó

Diana Manzo/Corresponsal

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *