Temperaturas altas afectan a niños que toman clases en aulas provisionales en el Istmo

#Juchitán 02 Junio (#Istmopress).- Las altas temperaturas que han superado los 40 grados en la región del Istmo de Tehuantepec, afectan a los 800 estudiantes de la Escuela Primaria “Daniel C. Pineda” de Juchitán que toman clases en aulas provisionales que miden 5 por 4 metros y tienen techo de lamina.

La Escuela Daniel C. Pineda es una de las mil 600 escuelas de la región del Istmo de Tehuantepec que resultaron afectadas con el terremoto del 7 de septiembre del 2017, la cual su plantilla docente y alumnado tuvo que emigrar a otro sitio y desde hace 3 meses toman clases en aulas provisionales, el avance de la reconstrucción del nuevo edificio escolar lleva un 40 por ciento.

Las 32 aulas provisionales fueron construidas con material tipo “durok”, en algunas tiene un ventilador y en otros con la ayuda de los padres de familia han adquirido uno más e inclusive integraron ventiladores de pedestales, porque el calor es insoportable.

En el aula de la maestra Yadira Blas García, los 22 estudiantes del cuarto grado grupo “B” desde hace una semana se han enfermado, algunos alumnos por el golpe de calor y otros de enfermedades respiratorias. “No hay un solo día que un estudiante falte”, expresó la maestra.

Algunos estudiantes de este grupo se han quedado dormidos en la clase por el agotamiento del calor, otros más traen la playera mojada y algunos en sus rostros el sudor es visible.

“Esto es insoportable, porque con cualquier movimiento sudas, las aulas son muy reducidas, nos dijeron las autorides en principio que las construirían amplias de 6 por 5 metros, finalmente miden 5 por 4 metros, apenas y entran los niños, además de que algunas gotearon por la lluvia y las instalaciones mal hechas, tenían laminas filosas que podrían provocar un accidente, por fortuna los padres nos apoyaron y cubrimos esos espacios con cartón, es lamentable”, explicó la profesora.

Uno de los estudiantes de nombre Héctor Elías Pineda del cuarto grado grupo “C” señaló que el calor es insoportable y que lo mejor sería regresar a su escuela, por que ahí los espacios eran mas grandes.

Otro de ellos de nombre Juan Alberto Ruiz dijo que “ya no quería estudiar en aulas para damnificados” y que regresará a su escuela anterior.

Además del intenso calor y con la llegada de las lluvias, los estudiantes de esta institución también han padecido del mal olor que provocan las aguas negras que corren afuera de este espacio improvisado que al igual está inundado de lodo.

“Es una situación desesperante, los accesos están llenos de lodo, además las lluvias originaron la creciente de las aguas negras sumado al calor intenso, es preocupante, ya pedimos el apoyo para colocar cementante en los cuatro accesos y solicitamos el apoyo de la autoridad municipal para el tema de las aguas negras”, explicó el director del plantel, Octavio García Sánchez.

En este espacio improvisado donde las autoridades educativas de Oaxaca y a nivel federal colocaron las aulas provisionales también ubicaron sanitarios provisionales y una fosa la cual se ha sumido por falta de compactación de la obra, por lo cual los padres de familia pidieron atención inmediata.

Una de las madres de familia de nombre Nidia Blas Tosca relató que es una situación complicada la que viven sus dos hijos al soportar el calor dentro de las aulas y ahora con la situación de las aguas negras y los caminos invadidos de lodo.

“A veces quisiéramos pedirle al director y los maestros que ya clausuren porque vemos como sufren nuestros hijos con el intenso calor, pero no hay de otra, es una situación difícil porque en principio después del terremoto, fuimos los padres de familia quienes pedimos clases prontas, las aulas se hicieron, pero no bien, ahora son un horno”, indicaron.

La jornada escolar de los más de 800 estudiantes es de 8:00 de la mañana a 12:30 horas, en la entrada y salida se topan con calles llenas de lodo y aguas negras, los padres de familia hacen guardias diarias y están atentos a que los niños no se expongan al sol, los hidratan con agua continuamente y también traen botiquín de primeros auxilios.

La reconstrucción de la escuela según las autoridades educativas y la empresa constructora Maga oriunda de Monterrey será en el mes de octubre cuando concluya con las instalaciones de la escuela primaria Daniel C. Pineda.

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *