SUFREN ISTMEÑOS POR ENFERMEDADES RESPIRATORIAS Y DIARREA

dia_mundial_de_la_salud_3_copia

SALINA CRUZ, OAX.- La región del Istmo ocupa el segundo lugar estatal en casos de obesidad y es también segunda en la incidencia de casos de VIH-SIDA, sin embargo, no son ambos padecimientos lo más recurrentes entre los istmeños.

Son las enfermedades respiratorias y las diarreas, los padecimientos que mantienen asolada a la población del Istmo de Tehuantepec, y son los menores de cinco años y los adultos mayores, quienes más sufren los efectos de ambas complicaciones médicas. Tan solo el año pasado se reportó un fallecimiento de un infante por causas asociadas a la diarrea.

En el caso de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA´s) se presentan con mayor frecuencia durante la época de frío y, durante los periodos calurosos y temporada de lluvias, son las enfermedades intestinales “las que hacen su agosto”. Para evitar ambas, el método es sencillo, mantener una higiene adecuada y comer de forma sana.

Además, durante los últimos 20 años los padecimientos que han ido ganando terreno en el Istmo son la obesidad, el dengue y la diabetes. La región no está exenta a los efectos del cáncer y ésta, que sido bautizada como la enfermedad del siglo, afecta más a la infancia, los menores sufren los estragos de la leucemia.

Son recurrentes en el Istmo los cánceres: de mama, cérvico-uterino, de piel, gástrico y prostático. Y son las poblaciones de Salina Cruz, Juchitán, Tehuantepec y Matías Romero, en ese orden, las más afectadas.

En las últimas semanas, el chikungunya ha causado temor entre la población y de acuerdo con estadísticas de la Jurisdicción Sanitaria número 2, en la región se reportan 81 casos. La ruta que siguió el padecimiento de origen africano, entró al país por la frontera Sur.

El primer municipio oaxaqueño que lanzó la alerta fue Tapanatepec en diciembre del 2014. Pero el virus se ha propagado por toda la región y hasta hace dos semanas causaba alarma en las poblaciones de Santa María Mixtequilla y Jalapa del Marqués.

En cuanto a las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), la incidencia ha ido a la baja; pero eso no significa, explicó Carlos Maldonado Ramos, coordinador de Vigilancia Epidemiológica de la Jurisdicción Sanitaria número 2, que no se presenten. Por el contrario, refleja que los pacientes no acuden a valoración médica.

Maldonado Ramos aceptó que existe déficit de medicamentos en las unidades de salud de la región, y recalcó que las acciones en materia de abasto deben reforzarse. Indicó que también debe ponerse especial énfasis en las acciones de prevención.

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *