Saquean más del 70 por ciento de los huevos de tortuga en costa oaxaqueña

 

MORRO AYUTA  11 Ago (istmopress) – En la primera noche de la tercera arribazón de tortugas a playa Ensenada que se localiza en el poblado de Morro Ayuta, unas 5 mil ejemplares anidaron aproximadamente 50 mil huevos, de los cuales el 70 por ciento  es decir 35 mil fueron saqueados por sus propios pobladores.

En el mes de Julio comienza la temporada de arribazón de las tortugas golfinas, aproximadamente llegan 20 mil a esta playa ubicada en la costa oaxaqueña, pero lamentablemente sus huevos son ocupados para consumo humano a través de la venta masiva.

Ángel Guillermo Gonzales Padilla quien es el coordinador del campamento tortuguero de Morro Ayuta, informó que en esta tercera arribaron de la tortuga golfiina, el saqueo por parte de pobladores de cercanos a esta playa corresponde al 70 porciento de los huevos que esta especie deposita para su reproducción.

tortugas1

Se tiene un calculo de este campamento, que al año visitan esta playa ubicada en el Istmo de Tehuantepec, un aproximado de  20 mil tortugas, quienes  anidaran unos 200 mil huevos en esta temporada, de los cuales el 70 por ciento son saqueados por sus propios pobladores.

Cada tortuga en promedio deposita  cien huevos en los nidos, y tan solo en la primera noche de la tercera llegada de tortugas, se contabilizo a cinco mil ejemplares de esta especie marina, que depositaron 50 mil huevos.

Explicó en entrevista que el año pasado (2014),  se incrementó el saqueo, después que la Armada de México dejo de vigilar las playas del Istmo de Tehuantepec , y que ahora solo se hacen presente en las arribadas masivas que ocurren en los meses de  septiembre  y octubre o bien  cuando la  Procuraduría Federal de Protección Ambiental (PROFEPA) solicita en apoyo.

Gonzales Padilla aseguró que al año se dan de nueve  a diez  arribadas de tortuga en esta playa, y que  en los meses de septiembre y octubre es cuando hay mayor presencia de esta especie marina.

Los pobladores que hacen los saqueos argumentan que lo hacen por necesidad anta la falta de empleo y apoyo por parte de las autoridades.

Cada saqueador realizan dos viajes en sus bestias (caballos) con un aproximado de 6 mil huevos de tortuga cada uno, que les reditúa una ganancia de 2 mil pesos aproximado por noche.

“Nosotros hacemos esta actividad por necesidad, vivimos en pobreza, tenemos que sacar adelante a nuestros hijos, nuestra familia no tiene en que comer, sabemos que es algo grave, que afecta al medio ambiente, pero lo hacemos por que no hay de otra”, explicaron.

Reconocen que es un daño lo que ellos ocasionan, pero que ellos tienen que sobrevivir a costa de los huevecillos de las tortugas.

En esta tercera arribada se contabilizó  a unos 20 pobladores que montaban a caballos  y llenaban costales de huevo, sin que ninguna autoridad lo impidiera.

El responsable de campamento dijo que también existe una jauría de por lo menos cien perros, que también destruyen los nidos y se comen lo huevos.

“A nosotros no nos queda más que proteger a la fauna marina, a la tortuga, pero tampoco podemos contra los saqueadores, exhortamos a las autoridades a trabajar en conjunto para salvaguardar a esta especie que esta en peligro de extinción y que a nosotros como organización social nos preocupa la sobrevivencia humana”, puntualizó.

El arribazón ocurre en la madrugada, de 3:00 a 6:00 de la mañana antes de que salga el sol, cada tortuga golfina hace un hoyo enorme y guarda sus huevos, que no duran ni 20 minutos para ser desenterradas por manos humanas para su venta clandestina.

En el país, la tortuga golfina es una  especie amparada por  la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), la cual está incluida en el apéndice 1, que indica que está en peligro de extinción y que en términos generales el intercambio con fines comerciales está restringido.

Con información de DIANA MANZO/CORRESPONSAL

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *