Reconstruyen casas antiguas en el Istmo para conservar la memoria de los zapotecos

#Juchitán 12 Diciembre (#Istmopress).- Reconstruir de forma sustentable es una alternativa para conservar la memoria de los zapotecos después del terremoto del 7 de septiembre que destruyó o daño alrededor de 15 mil casas en Juchitán, donde la mayor parte son viviendas antiguas elaboradas con técnicas ancestrales y que pueden recuperarse, es la propuesta de la asociación de arquitectos Yoó Bidó, que en zapoteco significa “casa sagrada”.

La vivienda de Josefina Nicolás Guerra tiene más de 150 años y se afectó severamente con el terremoto de 8.2 grados sin embargo no la demolió, fue una de las pocas que sobrevivió y ahora será reconstruida de forma segura para que pueda habitarla nuevamente.

Josefina es ama de casa, vende chocolate y flores, es jefa de familia y es el único sustento de sus dos hijos, ahora duerme en una casa China que le donaron los voluntarios, pero anhela que próximamente regrese a dormir a su casa que reconstruirán los arquitectos voluntarios con el recurso que recibió como apoyo para la reconstrucción.

“Era la casa de mi suegra, nos la heredó, sí sufrió afectaciones pero no quise tirarla, ahora los arquitectos me han dicho que se recuperará y será segura, estoy contenta por que ese es mi sueño, que la casa siga viva”, expresó.

Además de su casa, también su cocina también de estilo tradicional quedó inservible, por lo que los arquitectos y voluntarios de esta asociación civil la reconstruyeron bajo la técnica del Bajareque, usando palos, varas, lodo y sacate.

“Agradezco a los arquitectos y a los voluntarios que se han sumado a recuperar mi casa, me han construido mi cocina, ahora tengo un espacio seguro, me han dicho que aguanta los sismos y le creo, la casa de mi suegra fue construida con esta técnica y no se cayó, solo necesita una arreglada y listo, gracias por todo su apoyo”, dijo Josefina.

La asociación Yoó Bido’ está conformada por arquitectos de la región del Istmo de Tehuantepec y también estudiantes de arquitectura del Instituto Tecnológico del Istmo (ITI) quienes decidieron colaborar solidariamente en la asesoría y atención las personas que tuvieron la visión de recuperar sus viviendas como entes de vida.

Elvis Jiménez López, uno de los fundadores y representante de esta asociación explicó que fue una tragedia lo que ocurrió con el terremoto pero lo fue más cuando las personas decidieron derribar sus casas cuando podían salvarlas.

Aseguró que en la ciudad de Juchitán, el terremoto afectó a unas 600 viviendas que conservaban aún el estilo antiguo de construcción, de las cuales, unas 200 ya fueron derribadas por los daños severos que les causó el terremoto.

“Hasta ahora tenemos 400 casas ya detectadas en las cuales casi todas hemos hablado con los dueños y están de acuerdo con conservarlas y están de acuerdo en esperar para la propuesta que hagamos, la reconstrucción en cada una de estas casas”, recalcó Elvis Jiménez.

Mencionó que la afectación que dejo el terremoto fue mucha pero personas como Josefina quién hizo caso y no permitió la demolición de su vivienda, la verá reconstruida para poder habitarla de forma segura.

Elvis junto con más de 20 expertos, entre estudiantes de arquitectura y profesionistas tienen la visión de que las casas antiguas se reconstruyan, entre todos visitan a los damnificados, les ayudan a comprar su material para la construcción y comienzan la obra.

Para ello, el grupo de arquitectos brindará asesoría gratuita, para ajustar el costo de la restauración, al monto de apoyos otorgado por el Gobierno Federal.

“Mucha gente ha confiado en nosotros, en el proyecto de Yoó Bidó, no solo de Juchitán sino también de Tehuantepec, Unión Hidalgo, Ixtaltepec y Xadani, donde todavía hay casas tradicionales, y eso nos da mucha alegría, porque esas casas vivirán como sello distintivo de nuestra cultura zapoteca”, relató.

 

Diana Manzo/Agencia de Noticias Istmopress

 

 

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *