Reconstrucción de escuelas, el cuento de nunca acabar en Juchitán

*La empresa constructora incumplió con entrega de obra

 

#Juchitán 13 Feb (#istmopress) –  Los 350 estudiantes de la escuela primaria “Héroes 5 de septiembre” nuevamente salieron a las calles para tomar clases ante la falta de cumplimiento de la empresa constructora  “Salcedo S. A de C.V”  que  dijo entregaría la obra de reconstrucción el pasado lunes pero incumplió por lo que continuaran en esta modalidad hasta el próximo viernes 15 de febrero.

 

Esta institución educativa ubicada en la segunda sección de Juchitán, se dañó  en un 80 por ciento con el terremoto del 7 de septiembre del 2017, son alrededor de 16 aulas las que requieren atención más los sanitarios, biblioteca, dirección y pórtico principal.

 

Debajo de los arboles y sobre las banquetas los padres de familia  colocaron mesas y sillas para que sus hijos tomaran clases en un horario de 8:00 a 11:00 horas debido a que el fuerte sol les impide avanzar en el horario regular.

 

Los estudiantes durante varios meses tomaron clases en espacios provisionales ubicado en el campo deportivo Binizza, sin embargo debido a un  contagio de dengue clásico y hemorrágico los padres de familia decidieron que ahora las clases se impartirán en la calle para exigir a las autoridades del Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física Educativa (Iosifed) a cargo de Mario Bustillo Cacho acelere la conclusión de la obra.

 

“Esta decisión la tomamos junto con los padres de familia, la empresa nos ha postergado la fecha de entrega, primero nos dice que no tuvo recursos, que Iosifed no le ha pagado, la obra que comenzó en el mes de marzo del 2017 concluiría en noviembre, ahora nos dicen que será el 15 de febrero, dudamos mucho, porque hace faltan varias cosas por reconstruir”, informó la directora del plantel, Miriam Vanessa Valdivieso Morales.

 

Agregó que tomar clases en la vía publica no son las condiciones adecuadas pero es una medida de presión para que las autoridades respondan y actúen y cumplan con los estudiantes, que lo único que exigen es ver su escuela terminada y tomar clases de forma digna.

 

Por su parte Norma Martínez Sánchez, madre de familia señaló que los niños no deben tomar clases en la vía pública pero a falta de atención de las autoridades no tuvieron otra opción, además que en las aulas provisionales por su cercanía al campo deportivo se infestó de zancudos  y derivó en dengue.

 

“Tenemos varios casos de niños que presentan Dengue entre ellas una niña con Dengue Hemorrágico, por eso los padres estamos muy preocupados con lo que pueda pasar, ya no queremos volver al espacio provisional, y preferimos aunque sea muy tedioso venir y cuidar a los hijos en la calle, donde toman clases”, agregó.

 

Con el sismo de 8.2 grados que ocurrió la noche del 7 de septiembre la escuela según datos de la sección 22 de la CNTE se dañaron unas mil 600 escuelas en la región del Istmo de Tehuantepec, desde entonces los padres de familia, estudiantes y profesores han vivido un “calvario” debido a que las empresas constructoras contratadas por el y el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) y Iosifed  aun no las  concluyen.

Diana Manzo / Agencia de Noticias Istmopress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *