Personas con discapacidad ignoradas y mayormente vulnerables frente a la pandemia del Covid-19

#UniónHidalgo 24 Jul (#Istmopress) – Vivir con una  discapacidad mental y motriz ha hecho más vulnerable la vida de Juanita Figueroa y de Felipa Martín Cruz en esta pandemia del Covid-19,  las personas con discapacidad como estas dos mujeres adultas mayores  son ignoradas,  no hay acciones concretas de parte del estado ni para ellas y tampoco para sus cuidadoras,  quienes  para evitar contagios confiesan han aplicado alternativas y medidas  por cuenta propia.

 

Juanita  de 57 años de edad convive  desde su nacimiento con la  enfermedad de Huntington que la tiene paralizada medio cuerpo, mientras que Felipa de 80 años padece de  una discapacidad mental,  ambas no saben de pandemias  ni tampoco medidas sanitarias e  insisten en realizar sus actividades como antes lo hacían.

 

Algo tan básico como es portar  una mascarilla y lavarse las manos a Felipa le cuesta realizarlo, y tampoco entiende razones por su misma discapacidad mental,  a pesar de que su sobrina Nancy, que es su cuidadora le explica lo más claro posible pero al no contar con las acciones y métodos adecuados entonces queda en desventaja.

 

Nancy, la sobrina de Felipa sonríe  al recordar que en estos cuatro meses desde que comenzó la emergencia sanitaria en ningún momento ha visto una guía o recomendaciones para cuidados de personas con alguna discapacidad física o mental, o que alguna institución de salud o de gobierno se lo  proporcionará, simplemente no lo hay, entonces lo que ha hecho es ingeniárselas por cuenta propia para salir avante.

 

Lo que ha hecho la sobrina de Felipa para mitigar los riesgos es evitar los abrazos y recibir visitas, también usa su cubrebocas cada vez que le da sus alimentos, porque aclara que ella por su discapacidad mental no comprende los límites de riesgo que pudiera vivir.

 

“Mi tía no mide los riesgos, ella no sabe del Coronavirus, mucho menos de contagios y todo,  pero lo que es un hecho es que por su edad y condición de discapacidad en caso de contagio pudiera fallecer, pero lo que hemos observado es que no hay ningún tipo de información para personas con discapacidad, prácticamente todo lo hemos ingeniado nosotros desde nuestra casa”

 

Lo mismo ocurre con la familia de Juanita, su hijo Wilson y su nuera Lupita después de muchos intentos lograron que hiciera conciencia del uso  de cubrebocas, pero para lograrlo tuvieron que hablarle en su lengua materna, el zapoteco.

 

Recuerdan que en un principio juanita se oponía a usar la mascarilla  con el pretexto de que la acalorada, pero al pasar de los meses y al escuchar los decesos de amigos y conocidos decidió portarlo, además le insisten en que también consuma bebidas y alimentos naturales que le aporten vitaminas.

 

Reconocieron que la familia es importante en estos momentos de pandemia, porque son pocos los  adultos mayores que están atentos a las noticias y recomendaciones, por lo que ellos tienen que hacerlo de forma verbal y con su lengua indígena.

 

Para Alba Ramírez, antropóloga social explica que efectivamente no hay mecanismos  y acciones que sean dirigidos para la población que vive con una discapacidad, y eso no es de ahora, sino de siempre.

 

Aclaró que de nada sirve un manual para personas con discapacidad que emitió el gobierno federal si no se aterriza con los que verdaderamente lo requieren, que es la sociedad.

 

Alba puso de ejemplo lo que vivió recientemente en una de las localidades del Istmo de Tehuantepec cuando intentó saludar a una persona sordomuda que de inmediato le extendió la mano, a lo que ella apenada respondió al saludo y pudo entender que no hay mensaje para este sector que es ignorado y vulnerado siempre, pues no es exclusiva de esta pandemia, sino es un olvidos sistemático y en caso todos los ámbitos de su vida cotidiana.

 

“Se vive una desventaja, no hay información para las personas  discapacitadas, la pandemia llegó y efectivamente nos sorprendió a todos, pero la realidad es que este sector, sigue siendo ignorado y vulnerado”.

 

El pasado mes de abril, el gobierno federal presentó una  “Guía para la protección de la salud de las personas con discapacidad en el contexto de COVID-19” , de las cuales hasta esta fecha no se ha aterrizado a las comunidades nativas y tribales y tampoco hay traducción en su lengua materna.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *