Palabras de despedida a los egresados de la prepa José Martí en Ixhuatán

#Ixhuatán 02 julio (#istmopress).- Durante la ceremonia de graduación de la generación número 32 de la preparatoria por cooperación José Martí en Ixhuatán alumnos y profesores recordaron “la represión en Nochixtlán”.

“La indiferencia, el hambre la muerte, la represión, el despojo de nuestro territorio, oler la muerte de nuestro ecosistema y anunciarlo a oídos sordos, es el escenario sobre el que pisamos.

Amanecimos un día y vimos al policía asesinando al indígena, vimos al empresario asesinando al bosque, al cerro, al río, a la mar. Vimos al maestro tomando en sus manos la defensa de sus derechos, vimos a los pueblos levantando el machete para defenderse ante el invasor.

Nos duele Nochistlán, nos duele Etla, nos duele zanatepec, nos duele Oaxaca donde el tirano puso bandera atravesando los cuerpos de indígenas que se nos convirtieron en los héroes de la insurrección oaxaqueña frente a la privatización de la educación. Y nos salió el coraje de gritar: Hasta la Victoria CNTE.

Ustedes jóvenes se encuentran ante ese contexto que les necesita y ante el que hay que responder. Aquí les ofrecimos conocer su contexto, sus problemáticas y les dimos la oportunidad de ensayar sus soluciones.

Nadie está preparado para lo que viene, nadie está realmente preparado para resolver esta realidad, sin embargo, les toca hacer algo en ese punto donde nadie se ha atrevido a tocar.

Les pedimos que no tengan miedo, que no se rajen, que no claudiquen, que no traicionen el proceso de sus propias vidas en sus pueblos.

A esta realidad oaxaqueña, los enviamos a ustedes, como semilla, semilla que resiste y se convierte en esperanza, en vida para sus propios pueblos. Por ello les damos el título de “semillas de resistencia”.

Al concluir sus estudios superiores, les pedimos que no se vendan al patrón, que no renuncien a los sueños de hacer un mundo mejor. Vuelvan a esta su tierra y fortalezcan aquellos espacios donde hace falta tu mano, tu pensamiento, tu corazón.

No sean indiferente al dolor ajeno, no sean indiferentes a la necesidad de los otros, no pasen sonrientes ante la mano que se extiende para pedirte amor. Ante la necesidad de otro, tu respuesta puede ser su salvación. Actúa como aprendiste en esta tu casa de estudios y alégrate por cada problema resuelto, o sea, sé feliz.

Que la vida les premie el esfuerzo y les corone con la paz del corazón.

Buen camino. Hasta la victoria siempre.

Compartir publicaciónEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *